martes, 7 de junio de 2016

Agotada... Pero feliz

18 comentarios
Así me siento: absolutamente agotada, pero totalmente feliz. Y es que, después de una época muy complicada para nosotros, las cosas nos están saliendo genial a mi chico y a mí. Por un lado, el otro día me confirmaron el traslado al instituto en el que siempre he querido trabajar, un centro con solera al lado de casa, y por otro, el Principito ha podido iniciar por fin el proyecto de su vida: tomar las riendas de un establecimiento rural, muy muy pequeñito pero con encanto, para convertirlo poco a poco en la farmacia de sus sueños, es decir, un espacio dedicado a la salud donde prime lo natural y el trato personalizado. Hasta la dirección le pega: esquina de C/ Verbena con C/ Fiesta en el barrio Jarana (de Puerto Real). ¡Es que ni eligiéndola aposta!

Cuando le dieron las llaves, el miércoles pasado, era un desastre total, por eso llevo toda la semana limpiando, adecentando y ordenando sin parar. Pero ahora que lo urgente está ya solucionado por fin llega la parte divertida: decorar, construir, crear. Todo, como cabría esperar, con filosofía low cost y DIY (más que nada porque ahora mismo no nos llega ni para muebles, vaya, jajajaja).

En cuanto tenga un ratillo os subo un reportaje de cómo era, y, por supuesto, de los cambios que vayamos haciendo.

Un abrazo y muchísimas gracias por esos comentarios tan cariñosos que me habéis ido dejando por las redes sociales, ¡si es que sois unos soletes!

domingo, 22 de mayo de 2016

Fin de la primera parte

12 comentarios
Algunas veces nos pasamos años sin que ocurra nada y, de repente, en unos pocos días nuestras vidas dan un vuelco de 180º. Pues bien, en esas andamos el Principito y yo este mayo: después de mucho tiempo apostando por algunos cambios en nuestras respectivas profesiones sin obtener resultados, resulta que en lo que queda de mes a mí me confirmarán (o no) el traslado al centro en el que siempre soñé trabajar y, lo más importante, él tomará las riendas del negocio de su vida.
 

Os parecerá una tontería, pero justo esta mañana me he dado cuenta de que, aunque se supone que somos mayores de edad desde hace mucho, es precisamente ahora cuando tengo la sensación de que somos adultos, de que comienza una nueva etapa de nuestras vidas en la que realmente nos desarrollaremos plenamente, como si lo que hemos vivido hasta ahora simplemente hubiera sido un periodo de preparación para lo que se avecina. En fin, paro ya que me pongo mística y en el fondo solo escribía para comentaros que estoy ¡¡¡DE LOS NERVIOS!!!, deseando que llegue ya junio y todo haya pasado y hayan salido bien las cosas y mi Principito sea todo lo feliz que merece ser y pueda mostrarle al mundo todo su talento. Ains.

PD: Sobre el Principito -> click

miércoles, 18 de mayo de 2016

La gente que es feliz tiene una puerta amarilla

29 comentarios
Bueno, y un armario en el recibidor... Con una puerta corredera tipo granero.

Fotografía: Marta de Beauvoir para Canela y Naranja | Todos los derechos reservados (+ INFO)
Blogging tips