Estambul, la pasión turca

Estambul es una de mis ciudades preferidas. Probablemente tenga  mucho que ver en esto el hecho de...

Estambul es una de mis ciudades preferidas. Probablemente tenga  mucho que ver en esto el hecho de que lo conocí de la mano de un compañero de viaje sensacional, mi amigo Juan Carlillo, y en un momento en el que me encontraba en una fase de lost in translation, pero el caso es que esta ciudad me resultó mágica.



Estambul tiene un "algo" que es difícil describir. Además de los paisajes tan peculiares, de sus habitantes, tan entrañables y acogedores, de sus olores y sabores, esa unión de tradición, cosmopolitismo, interculturalidad, historia y modernidad la convierten en un lugar único. Me hizo pensar en Al-Ándalus y en que, quizás, si Isabelita y Fernando no hubieran expulsado a musulmanes y judíos, probablemente en la actualidad nos pareceríamos bastante.

Y luego, obviamente, está el tema de los chulazos. Porque, madre mía, ¡los turcos son tan guapos! Así que, aunque intenté comportarme como la chica seria y formal que soy, reconozco que más de una vez se me fueron los ojillos (y el objetivo de la cámara, todo sea dicho), detrás de uno de esos chulazos turcos que adornan las calles y monumentos de la ciudad. ¿Quieres saber un poco más de este pequeño paraíso?

VISITAS OBLIGATORIAS:

- Un día completo: Santa Sofía, Mezquita azul, Gran Bazar, Bazar de las especias y Cisterna Basílica. La Cisterna no es tan conocida, sin embargo, hay que verla. ¡¡¡Es lo que más me impactó de la ciudad!!!

Así eran los chulazos turcos de antaño - Santa Sofía
Juanca, posando con cara de pícaro para que yo pudiera inmortalizar es este superchulazo turco (el dios que está justo detrás de él con jersey morado, brazos cruzados y cara de ángel caído) sin que me partiera la cara - Gran Bazar
En la Cisterna no había chulazos turcos, pero era bonita y tal...
- Un día completo: Paseo en barco por el Bósforo. El recorrido empieza por la mañana en las inmediaciones del puente Galata y termina a media tarde. En la última parada, justo en la orilla del Mar Negro, hay un pueblecito donde TIENES que bajarte a comer pescado frito y mejillones rebozados... ¡Está buenísimo! Ojo: El menú, como casi todo, se puede regatear.

Yo, posando para que Juanca pudiera inmortalizar a estos dos superchulazos turcos sin que le partieran la cara - Ruta en barco por el Bósforo hacia el Mar Negro.
- Una mañana: Palacio Topkapi y museo arqueológico: en el palacio encontrarás millones de turistas, pero es visita obligatoria, así que entérate de a qué hora abre y ve a primera hora. Podrás ver los pelos de la barba de Mahoma y, en el museo, el (¿falso?) sarcófago de Alejandro Magno.

Chulazo turco descansando y tomando el sol - Palacio Topkapi

Dos chulazos turcos de antaño con mucha pluma - Sarcófago de Alejandro Magno
- Una tarde – noche: Murallas de Teodosio y café Pierre Lotti. Para terminar el día, nada como tomar un té en el famoso café y disfrutar desde allí de la puesta de sol contemplando el cuerno de oro. ¡Ve temprano para pillar un buen sitio!

Vistas del Cuerno de Oro desde el café Pierre Lotti; allí no había chulazos turcos, sólo turistas. Fue una gran decepción.
- Una mañana: zona asiática. Es interesante entrar en alguna mezquita y visitar los curiosos cementerios. Poco más. Eso sí: mola pisar Asia. Para cruzar, sale un ferry desde el puerto.

Chulazo turco bebiendo té en plan místico en el ferry que lleva a la parte asiática de la ciudad.
El lugar donde descansan los huesos de los que una vez fueron chulazos turcos - Cementerio de la zona asiática
- Una tarde: Puente Galata, torre Galata, plaza Taksim. Obligatorio ir de compras por la zona moderna de la ciudad. En las inmediaciones de la torre, hay tiendas muy chulas de artesanía de diseño.

Chulazo turco en plan "mira qué chulo soy" - Inmediaciones del Puente Galata, que une las dos orillas del Cuerno de Oro
Chulazo turco atravesando el Puente Galata con su melena ondeando por la (congelante) brisa que le caracteriza; al fondo, la torre Galata, desde la que se observan unas vistas impresionantes de la ciudad (al menos, eso dicen, nosotros decidimos perdérnoslas ante la "pechá" de guiris que hacían cola para subir).
Cuando los chulazos turcos pierden su condición de chulazo, se dedican a pescar  para alimentar a las hordas de turistas que van a cenar cada noche pescado fresco frito en el piso inferior del puente y los puestos de los alrededores.

GUIRILADAS OBLIGATORIAS:

- Ir a una barbería y a un hamman. Recomiendo el hamman de Taksim porque no es turístico. Eso sí, hay que tener en cuenta que en los que usan ellos, las mujeres y los hombres están en zonas aisladas. Aviso porque yo no tenía ni idea y, de repente, me vi sola, desnuda y aterrada en una habitación llena de vapor con una señora turca muy grande en bragas sobándome la espalda jajajaja.

- Tomarte por la calle un zumo de granada. Hay miles de puestos y está delicioso.

- Probar el saki (un licor horrendo) y comer con ayran (yogur líquido salado).

- Merendar baklava y té de manzana. Para comprar baklava, hay una tienda enorme en la calle Taksim con buenos precios.

LA NOCHE:

- Sin duda, salir a cenar por las terrazas de la zona moderna y, después, copeteo por los pubs de las inmediaciones de Taksim. Hay cientos de locales con música en directo.

- Para terminar la noche, la discoteca Babylon, por la misma zona. Buena música y buen ambiente.

ESTANCIA:

En cuanto a la estancia, lo mejor es quedarse en la zona moderna de la ciudad porque en la antigua los hoteles son más caros, tienen peores infraestructuras y, además, alrededor hay menos sitios para  comer o salir. La zona alta, sin embargo, es el lugar por donde se mueven los "nativos", así que la relación calidad-precio está más ajustada.

Nosotros nos quedamos en el hotel Peak, que se encuentra en una zona estupenda. Además, en él todo es nuevo y el desayuno es espectacular. 

Si os decidís por este, casi enfrente encontraréis un pequeño barecillo con comida en el escaparate. No os dejéis engañar por su apariencia: la comida es de lo mejor que he probado nunca y el dueño es un sol.

OTRAS COSITAS:

- No te conformes con comer en restaurantes turísticos: callejea, piérdete, entra en cualquier bareto donde no hablen inglés y pruébalo TODO sin miedo. Estambul es de los pocos lugares en que puedes pedir a ciegas y salir bien parado. La comida turca es excelente y segura. Del café no puedo decir tanto...

Café turco de la muerte súbita por inmolación intestinal.
- No te asustes: l@s "estambuleñ@s" son extremadamente sociables, al principio hasta mosquea un poco!!!

- Los taxistas suelen intentar aprovecharse de los guiris. Lo mejor es comprar un montón de tickets de tranvía o moverte en autobús (mucho más autóctono y divertido, sin duda).



Presupuesto aproximado: 2 personas, 4 días / 3 noches, con vuelo, estancia y comida - 800 euros

You Might Also Like

8 COMENTARIOS

  1. ayy tengo pendiente ir a Estambul!!!! Siempre quiero y luego por unas cosas u otras,,,, pero me has animado totalmente!!! besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Ay, Amina, no dejes de ir que te va a encantar!!!

      Eliminar
  2. No sabes lo que me has recordado mi viaje a Estambul, Marta!! He hecho el recorrido igual que tú, jaja...
    Qué bonito es y lo de los chulazos turcos me hace una gracia!!
    Besos amiga,
    Anne.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Chulazos al poder!!!

      Se ve que hicimos las guiriladas típicas, Anne ;)

      Otros tantos besos para ti, corazón.

      Eliminar
  3. Jajajajaj.. me has hecho pasar un buen rato, con los chulazos turcos... La cosa ha ido "in decrescendo", desde el guapetón del jersey morado hasta el pescador de la última foto. Me has hecho recordar la peli La pasión turca, con ese peaso turco (que no era turco pero estaba cañón...) Feliz viernes guapa. :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Más me reí yo haciendo las fotos! Fue un viaje muy muy muy divertido, me alegra haber conseguido transmitirtelo.

      Eliminar
  4. Mı novıo es un chulazo turco de los que hablas (no puedo estar mas de acuerdo contıgo) y te sugıere que pruebes dıbek kahvesi con azucar en lugar del cafe turco de la muerte subıta. Enhorabuena por el Blog. Nos hemos reıdo un buen rato!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ahí va, qué suertuda, un novio chulazo turco! Lo de los chicos que vimos no era normal, menudo catálogo de hombres guapos...

      Pues me apunto la recomendación, mil gracias, aunque la "víctima" del café turco de la muerte súbita por inmolación intestinal fue mi amigo, que después de aquello no ha vuelto a ser el mismo (se ve que yo tengo más desarrollado el instinto de supervivencia porque cuando vi que la cuchara se mantenía en vertical, decidí tomarme un té de manzana jijiji).

      Me alegra que os haya gustado :)

      Eliminar