Una casita nórdica, gaditana y marroquí

Hoy os traigo una casita encantadora: la de mi amiga Noelia.  Noe es una de esas personas entra...

Hoy os traigo una casita encantadora: la de mi amiga Noelia. 

Noe es una de esas personas entrañables con las que te encariñas desde el primer minuto y que siempre está sonriendo. Y, claro, su casa no podría ser menos especial. Es alegre y sociable, y le encanta viajar, lo cual se manifiesta en su decoración, pues su casita, llena de recuerdos de sus viajes, resulta acogedora y cálida.

Se trata de un piso de 95 metros situado en una finca antigua en el centro de Cádiz. Presenta muchas características de este tipo de edificaciones: está construida alrededor de un patio, tiene techos altos, vigas vistas en forma de bovedillas, mucha luz... 

En su rehabilitación ha intentado conservar todo lo que ha podido, encargándose ella misma (y su compi Ana, que es muuuuuuuuuuuy manitas) de restaurar puertas, ventanas e incluso algunas paredes.

Por otro lado, su estilo ecléctico presenta rasgos claramente nórdicos, como la combinación de blanco y madera, además de abundantes detalles exóticos, especialmente marroquíes, mucho DIY y muebles tuneados.

¿Os apetece pasar? Pues... ¡Adelante!


El recibidor nos lleva directamente al pasillo distribuidor. A la derecha de este, encontramos el salón. A la izquierda, la cocina y el baño. En el centro, los tres dormitorios.


El pasillo, en forma de galería, tiene un ventanal alto que da al patio y aporta muchísima claridad.


Me encanta el detalle de los azulejos en el marco de la ventana.


El salón tiene dos balcones amplios y está divido en una zona de estar, caracterizada por los toques de color que le aportan los textiles, y otra zona de trabajo y lectura.


El baño es el lugar donde la influencia marroquí resulta más obvia. Llaman la atención el lavabo, hecho con una vasija pintada, y el original alicatado con efecto desgastado.


Finalmente, mi parte preferida: la cocina. Cabe destacar el contraste de las vigas de madera con las blancas y los toques de rojo que la llenan de vida.


Una curiosidad: aunque no lo parezca, la alacena blanca es rescatada (su vecina iba a tirarla). La restauraron, la pintaron y forraron el fondo con una tela. El resultado es ESPECTACULAR.


Y, para terminar, un corazoncito de jabón hecho por ellas mismas, porque estas chicas son tan apañadas que, además de invitarme a su casa y soportarme toda la mañana haciendo fotos, me han hecho este regalito. ¡Muchas gracias nenas, sois unos soles!


http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html

You Might Also Like

7 COMENTARIOS

  1. hola hola!!! Acabo de descubrir tu maravilloso blog y la casa de tu amiga Noelia, es un hogar precioso y del que podemos sacar 1001 detalles de inspiración. Soy una enamorada del estilo marroquí, te dejo mi enlace por si quieres ver mi blog.

    http://dar-amina.blogspot.com.es/
    Un abrazo
    Saludos
    Salima

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola! Muchas gracias :)

      ¡Tu blog ya lo conozco y me encanta!

      Eliminar
  2. ya soy tu seguidora numero 13 jeje mi numero de la suerte..........
    me encanta la casa de tu amiga Noelia, me encanta lo nórdico y el etnico..................tiene detalles geniales
    enhorabuena por el blog ya lo ire descubriendo poco a poco..........
    saludos Aracell

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida, número 13 y gracias por pasarte!

      Cotillea lo que quieras, todo tuyo, aunque todavía no hay mucho material, que el blog tiene poco más de un mesecillo ;)

      Eliminar
  3. Me encanta esta casa!
    Tiene muchas luz y mucha energía
    Pero sobre todo, se ve muy vivida :-)
    ¡¡Besitos!!

    ResponderEliminar
  4. Ya estamos aquí, Marta. ¡Qué casa tan linda tiene tu amiga! Y esos azulejos han quedado perfectos en la base de esa amplísima ventana. No habíamos visto esta entrada, se nos pasó... Muchas gracias por mostrárnosla.

    Besos

    J&Y

    ResponderEliminar
  5. Está bien lo de rescatar las entradas...mola la casa.

    ResponderEliminar