Rock me, baby!

Deseo de ser punk , de Belén Gopegui, es el típico libro que me habría encantado leer con 16 años, pero que también disfruté a los 30. No ...


Deseo de ser punk, de Belén Gopegui, es el típico libro que me habría encantado leer con 16 años, pero que también disfruté a los 30. No os voy a contar de qué trata, eso lo podéis ver por ejemplo aquí, pero sí os transcribo estos fragmentos que me encantaron:

Así que le mandé un mensaje telepático de esos que no llegan nunca. Un mensaje con el que le dije que me hacía falta, que inmediatamente debía aparecer montado en un vehículo espacial, ni moto, ni bici, ni coche ni una mierda, un cohete que viajara a la velocidad de la luz para largarnos. Porque hoy lo normal ya no me basta. 


Hablan todo el rato de la igualdad, pero a mí bastantes veces me gustaría ser tío, y al revés no pasa tanto. No lo digo por el sexo. Yo querría ser tío pero no para enrollarme con Vera, eso puedo hacerlo ya. Si lo piensas, es hasta increíble que haya que hacer leyes, es alucinante que en otras épocas no nos dejaran estudiar o ser ingenieras. Pero es que hay historias que no están en las leyes, no sé cómo decirlo: me refiero a lo que te pides, ¿sabes? Los tíos se pidieron cosas como consolar o defender y luego se quedaron con esas cosas. ¿Por qué no puede pedírselas cualquier persona, sea lo que sea, según su ánimo o según lo que le haya pasado? Muchos días prefiero consolar y no que me consuelen, defender y no que me defiendan. Prefiero salir en vez de quedarme esperando a que vuelva alguien. Y aunque ya no siempre sea así, aunque a veces mi madre se vaya de viaje y sea mi padre quien va a buscarla, no sé, es que los chicos se han pasado la vida viéndose en todas partes como los que llevan el barco. He oído a pocos que digan: me encantaría quedarme aquí y que vinieran a salvarme. No se trata de ser valiente. A lo mejor es incluso al revés. Porque lo que da miedo es estar esperando y no poder hacer nada. Da mucho más miedo eso que salir a matar dragones. 
El LP empezó a dar vueltas, la aguja lo tocó y oí esa guitarra. 
Hay que oírla, todo lo que diga da igual. Era mi electricidad, lo que me estaba pasando hecho sonido y atravesando las paredes y kilómetros de carreteras mojadas por la lluvia, era como ser libre en esos sonidos, nadie podría sujetarlos, igual que los caballos que en las películas parece que nadie puede domar pero al final los doman; en cambio, lo que salía de esa guitarra era capaz de sacudirse a cualquiera que fuese a domarlo, y seguiría a su aire y no sería un caballo de montar ni ninguna otra clase de animal, sería electricidad, y me llevaría con él y yo lo llevaría conmigo. 
Los dos chicos de la tienda se habían olvidado de mí, estaban en la autopista del infierno, igual que yo. Luego alguien empezó a cantar. Nada de blandiblú, ¿sabes?, nada de melancolía y vocecilla que cambia cuando canta. Esa voz tenía música y gritaba con ella, no hacía putas gárgaras para arriba y para abajo, paseítos por los sonidos, no. Era potencia hecha música. Seguro que si se lo cuento a Émil, mi hermano, me dice que estoy descubriendo el Mediterráneo. Highway to hell no es la música de mis padres pero le falta poco. Para Émil ya son clásicos, así que se supone que para nosotros ni deberían existir. Pero ¿por qué? Si Bach fuera mi música, lo diría igual. Cuando llegó el estribillo me puse a cantarlo y gritarlo con aquellos dos chicos a quienes no conocía de nada. En ese momento todavía no estaba segura de haber encontrado mi música. Pero, a ver, sí que estaba segura de estar encontrándola. No sabía si después, cuando me fuera, cuando estuviera en la calle, cuando volviera a casa, cuando estuviera en clase, no sabría si entonces yo podría mantener esa música dentro de mí pero no sólo dentro, no quieta, no presa. A lo que me refiero es a mantener esa música en las costillas como se mantiene día y noche la respiración. 


You Might Also Like

2 COMENTARIOS

  1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  2. Pues mira, lo mío con Belén Gopegui es un amor-odio mítico. Todo el que me conoce lo sabe.
    Un día me compré La Escala de los Mapas, haciendo caso de recomendaciones de expertos, y lo tuve que dejar a las 40 páginas. Es una señora que escribe de un modo brillante, asombroso, lo reconozco, y por eso aguanté 40 páginas, pero no cuenta nada de nada. Así es que sí, tan brillante como infumable.
    En los 2 últimos años he oído hablar maravillas de otros libros suyos y siempre me ha dado un poco de reparo hacer caso. Belén Gopegui es el ejemplo que pongo siempre cuando quiero hablar de autores que escriben muy bien pero que no tienen nada que contar... No te digo más...
    Pero venga, le voy a dar una oportunidad a este que me recomiendas tú. A ver si por fin consigo cambiar mi opinión de ella. También es verdad que cuando leí La Escala de los Mapas yo tenía 7 años menos. Y anda que no ha llovido...
    Ya te contaré!

    ResponderEliminar