¿Te atreverías a construir tu casa?

A mí me encantaría hacerlo, pero desde luego me faltarían el talento, la creatividad y el saber hac...

A mí me encantaría hacerlo, pero desde luego me faltarían el talento, la creatividad y el saber hacer que demostró Víctor Hugo al rehabilitar esta antigua choza de cabrero.


Pero vamos por partes... No sé si os habéis dado cuenta de que he estado unos días fuera (esto de que los post se puedan programar es una gozada), pues bien, es que mi Principito me tenía una sorpresita genial: una escapada al sur de Portugal, a una casita preciosa en Raposeira.


Esta vez no voy a pararme a hablaros del pueblo, una aldea encantadora a 5 minutos de Sagres donde desconectar del mundanal ruido (me lo reservo para algún futuro post sobre el viaje), pues me muero de ganas de enseñaros esta joya llena de detalles y soluciones ingeniosas.


Se trata de un espacio pequeño, por lo que en su restauración el propietario, que se encargó de toda la reforma, tuvo que buscar soluciones para maximizarlo. Así, optó por construir una segunda planta de madera comunicada con la primera por una escalera de escalones al aire, bajo la cual situó el baño y un recoveco que sirve de almacenaje. Al comunicar todos los espacios en lugar de cerrarlos, la luz fluye por todas las zonas aumentando la claridad y la sensación de amplitud.


Sus características más llamativas son el uso de distintos materiales reciclados (fragmentos de vajillas, azulejos, espejos...) con los que Víctor Hugo decoró el espacio creando mosaicos muy coloridos, y los elementos circulares y ondulados, que le confieren un aspecto orgánico. Ambos recursos recuerdan al modernismo de Gaudí.


Al acceder a la vivienda encontramos el salón-comedor y la cocina.


Además de los mosaicos, los materiales que destacan en su decoración, son la piedra y la madera. Prácticamente todos los muebles de la vivienda están construidos por el propietario y realizados en esos materiales.


La chimenea de hierro es una antigüedad que confiere aún más personalidad y carisma a la zona de estar.


Me encanta el uso de la madera curvada en la elaboración de muebles. Fijaos en la mesa del comedor, que realizó con ramas y un tablero curvado de madera sobre el cual situó una piedra pulida.


Para ganar espacio extra de almacenaje, en la entrada construyó un falso suelo con una trampilla.




 




Desde la escalera tenemos una panorámica de tres zonas distintas: el salón, el dormitorio y el baño. La cisterna está elaborada con un sistema muy sencillo que me pareció GENIAL: una tubería con una llave de paso, conectada a una vasija de barro el cual, a su vez, está conectado a la palanca de la cisterna, de manera que, al abrir la llave de paso, el cuenco se llena y se vacía al activar la palanca. Sencillo, barato y ecológico, pues sólo gastas la cantidad justa que necesitas.



El propietario ha respetado algunos elementos del terreno como la piedra natural en esta zona del baño.


Sin duda, lo más llamativo del aseo es el llamativo mosaico de la bañera, aunque poco a poco podemos ir descubriendo otros aspectos curiosos, como la peculiar ubicación de la grifería, que colocó en un lateral bajo la encimera, el tapón de corcho, la figura de forma vegetal del suelo o la piedra que sustenta el lavabo.





La escalera conjuga los elementos principales de la vivienda: una estructura ondulada, piedra natural, mosaicos que aportan el toque de color y madera.


El dormitorio es otra muestra de ingenio: el espacio se ha maxificado por varios métodos, como construir una base de cama de madera usando el hueco de la escalera, utilizar el escalón de acceso a la terraza como balda y asiento auxiliar, optar por un sillón que hace las veces de cama plegable secundaria o situar una mesa plegable en la pared.





 

El escalón de madera comunica con el salón, de manera que permite que fluya la luz entre las dos estancias. Se ha optado por la amplitud y la luz en detrimento de la intimidad, pero al tratarse de una vivienda de vacaciones, me parece que se tomó la decisión adecuada, ¿no os parece?



El dormitorio comunica con una terraza privada con vistas del pueblo y las montañas colindantes.




Y, todo esto, por 25 euros al día. Sí, has leído bien, sólo 25 euros al día. 

He pasado unos días de ensueño aquí: leer delante de la chimenea sin escuchar más que el chisporroteo del fuego, pasear por el pueblo y sus alrededores, charlar con sus gentes entrañables... Pero en especial me quedo con el recuerdo de los encantadores Ana y Víctor Hugo y su encantadora casita. ¡Pienso volver!

Si os apetece cotillear en su web o pedir presupuesto, podéis hacerlo aquí y aquí.

Además, si todo esto os ha parecido poco, he aquí la vivienda que está rehabilitando ahora este artistazo...




¡Qué pereza da ahora volver al mundanal ruido!


Descubre otros contenidos de CyN en FACEBOOK  |  GOOGLE +  |  TWITTER  |  BLOGLOVIN  |  PINTEREST

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html

You Might Also Like

16 COMENTARIOS

  1. ¡Qué original! Nosotras, como tú Marta, no tenemos tantísima imaginación y creatividad. Victor Hugo es un artistazo. Gracias por compartirlo.

    Besos

    J&Y

    ResponderEliminar
  2. una casa enteramente de cuento , que maravilla , desde luego para hacer algo a si se necesita una imaginacion privilegiada , que pocos tienen , imagino como has debido estar hay , gracias por enseñarla es una joya , besitos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, fue el regalo de cumple de mi churri :)

      Eliminar
  3. has estado en esta casita?? es una monada. Me encanta este ipo de viviendas diferentes y originales. Voy a cotillear su web.

    ResponderEliminar
  4. Por fin ya he llegado de mis vacaciones!! Solo desearte un feliz año 2014 que este llenito de alegrias y buenos momnetos!!
    Un besos enorme!
    Nika

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Otros besazo de vuelta para ti, Verónica!

      Eliminar
  5. Como dice Mari Carmen parece una casita de cuento, de esos que abunda el color y la fantasía. Me encanta todo, está muy bien pensado cada rinconcito y muy bien aprovechado también.
    Es un lugar ideal para perderse y por tan poco dinero me pasaba unas buenas vacaciones ahí.
    Este chico es un genio con muy buen gusto donde se ve que ha aprovechado todos los elementos que hacen que sea una casita muy especial.
    Suerte la tuya de haber podido disfrutar de ella durante unos días. Me voy a visitar su página que nunca se sabe y además para coger ideas está ideal.
    Besitos Marta

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es que por ese precio vale muchísimo la pena una escapada, Beatriz!

      Eliminar
  6. Cuánta creatividad, parece sacada de un cuento, superoriginal
    Bstos

    ResponderEliminar
  7. Preciosa casa! Realmente Victor Hugo es un ser muy creativo.
    Hay tantos detalles que me gustan que no sé por dónde empezar.
    La veré de nuevo despacio y daré una vuelta por su web.
    Muchas gracias, como siempre, por compartir tantas cosas bonitas.
    Un abrazo desde el Norte.

    PD. Veo que has venido con las pilas recargadas hasta semana santa por lo menos, ja, ja, ja...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De pilas, regular, no te creas, pero de ideas sí que traigo la maleta cargadita ;)

      Eliminar
  8. Genial el regalo de cumple que te hizo! me parece una auténtica cucada la casita...
    besos

    ResponderEliminar
  9. Qué casita tan original, muy Hundertwasser ella. Y por ese precio una maravilla. En cuanto a la pregunta, jajaja, me he reído con ella. No sé si me atrevería a construir mi casa. Y si te digo a qué me dedico comprenderás por qué me río...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Casas prefabricadas? ¡Ay, no me dejes con la curiosidad, que soy muy cotilla!

      Eliminar
    2. Caliente, caliente! Pero sin el "pre-"!!! :))) Y a veces no son casas ;) Jijijiji. Soy una infiltrada de incógnito :P

      Eliminar
    3. Conoces a Hundertwasser.... Tu profesión tiene que ver con construir casas y otras cosas... Eres una "infiltrada de incógnito"... ¿Arquitecta? ¿Ingeniera? ¡Jarl! ¡Confiesa!

      Eliminar