Interioristas españoles: Lado Blanco

No soy una persona reflexiva. Tomo las decisiones rápidamente y, en cuanto lo hago, las pongo...

No soy una persona reflexiva. Tomo las decisiones rápidamente y, en cuanto lo hago, las pongo en práctica enseguida. En lo que a decoración se refiere, actúo del mismo modo. No planifico. No hago planos, ni planes. De hecho, casi ni mido. Voy acoplando elementos cuando me va apetenciendo, los encuentro o ellos me encuentran a mí. 

En cuanto a mi casa, la compré siendo demasiado joven, así que tomé cientos de decisiones de las que me arrepiento muchísimo. Otras acabaron mejor, pero sé que acabaré cansándome y volviendo a hacer cambios. Porque las casas son así, evolucionan con sus propietarixs. Un hogar estancado para mí implica la prueba inequívoca de que no tiene vida. Ahora bien, si cuando tenía 22 años alguien me hubiera dado algunos consejos, me hubiera explicado por ejemplo que si lo pintaba todo azul acabaría odiando ese color, que un suelo carismático coarta demasiado el diseño y, en especial, que no se tienen los mismos gustos ni necesidades a los 20 que a los 30, estoy segura de que me habría ahorrado muchos disgustos. Ojalá hubiera tenido cerca a algún profesional como los de Lado Blanco...


Esta vivienda, situada en la madrileña Plaza de Oriente y diseñada por dicho estudio de interiorismo, me parece un punto de partida perfecto. Ojo, no quiero decir que esté incompleta, porque no es el caso: su diseño responde a los gustos y necesidades de un propietario detallista cuya prioridad al llegar a casa es encontrar un refugio armonioso, racional y organizado... En sí, por lo tanto, no necesita nada más. Pero digo que me parece un lienzo en blanco ideal porque constituye la base idónea para cualquier hogar: luz cálida, madera clara, tonos neutros, muebles de líneas pulcras, una distribución de mobiliario ideada para crear sensación de espacio sin sacrificar el ambiente acogedor y cálido... Me parece que puede constituir el origen idóneo para crear cualquier hogar, pues se podría adaptar a las necesidades y gustos de cualquiera.


Así, imagino a mi yo de 22 años pintándola de azul bereber o morado y añadiendo muchos toques de color con elementos étnicos como algún que otro kilim, tapices marroquíes en las paredes y varios puffs, instrumentos musicales y cortinas densas para poder dormir hasta tarde. Imagino pocas plantas, quizás algún cactus o un poto, en definitiva, algo que exija pocos cuidados... Casi puedo ver la mesa del comedor convertida en mesa de trabajo, llena de libros y cuadernos, mientras ceno pizza en el salón con mis amigxs, sentadxs en el suelo, alrededor de la mesita auxiliar. Veo una cama casi siempre deshecha, con fundas nórdicas de colores y muchos cojines.


Veinte años más tarde, mi yo de 42 años probablemente preferiría tonos claros levemente tostados, similares a los actuales, aunque añadiría algunos toques de color con los textiles, los detalles vintage que hayan ido llegando a mis manos (la alfombra persa de la abuela del Principito, la colcha de crochet de la mía, la maleta de madera que encontré tirada en la calle...) y elementos de estilo boho chic (como la lámparas fabricada con tulipas antiguas, mi caja de madera con ruedas para las mantas o el sillón con tapizado de patchwork). Los balcones tendrían varias macetas verdes de hoja grande y las cortinas opacas se habrían sustituido por visillos claros de lino que permitiesen la entrada de luz. La mesa del comedor siempre estaría preparada con un mantel bonito pero resistente y un ramo de margaritas. Imagino una cama vestida de seda bordada, con una funda de estilo asiático.


A los 62, me imagino como una señora marchosa, así que mi hogar tendrá un estilo retro: papel pintado setentero, toques de color flúor, pop art, textiles de pelo largo... Me adivino con media melena pintada de azul en una cena buffet, rodeada de amigxs artistas e intelectuales.


Mi hogar con 82 probablemente sea completamente blanco, con cientos de libros y antigüedades en las estanterías, paredes repletas de láminas originales y una colección de bonsais estratégicamente colocados. Un ambiente pulcro, que huela a ropa limpia, jabón de glicerina y galletas recién hechas.


Ya veremos qué nos depara el futuro... En cualquier caso, lo que he aprendido en estos años es que a la hora de diseñar un hogar no basta con tener en cuenta las modas y los gustos actuales: hay que plantearse las necesidades venideras y crear una estructura neutra que pueda evolucionar con sus propietario.

¿Te ves viviendo en una casa de este estilo? ¿Cómo la personalizarías?

¡Vamos por el 2014!

You Might Also Like

19 COMENTARIOS

  1. Sí me veo si!!. Yo también le pondría zonas con colores vivos porque me gustan los tonos neutros pero necesito que mi casa no sea lineal del todo...ya estoy pensando en mis rincones favoritos!!
    Bss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me encantaría saber cómo "tunearías" esos rincones!

      Eliminar
  2. Jajaja...como mola verte cambiar con los años...pero es así!!!!cambiamos de gustos...no hay explicación pero es asi...
    A mi me pasó lo mismo compré la casa de joven y puse muebles tipicos y coloristas...que hoy en dia ya nonme gustan pero poco a poco los voy transformabdo...eso estä bien....asi me mantengo ocupada....
    La casa que nos enseñas genial....espacio abierto y con mucha claridad...cualquiera podria vivir alli super a gusto...yo podria!!!;-)
    Y esas paredes azules siguen azules en tu casa???
    Feliz año!!!besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Para nada! Hace tiempo que pasó la etapa azul, ahora no lo soporto. Es más, en casa no entra NADA de ese color y los pocos objetos que guardo de aquella fase están escondidos xD

      Eliminar
  3. No nos acabamos de ver ahí,nos gusta y seguro que enseguida nos haríamos con la casa.Falta personalizarla! Con nuestros trastos!
    Besos

    ResponderEliminar
  4. A mi me paso igual ,, je je lo cambiaría todo de blanco y Feliz año amiga ,,,,que se cumplan todos tus deseos junto a tu familia y el 2014 sea lleno de salud, amor y por supuesto dinero je je

    ResponderEliminar
  5. Lo cierto es que todos cambiamos con la edad pero también con las vivencias y eso es lo que para mi, hace que la decoración evolucione en color y ambiente.

    Un saludo y mis mejores deseos para ti en este nuevo año!!

    ResponderEliminar
  6. Como dices, es un lienzo en blanco, creo que es de un hombre. Yo le pondría textiles y muebles auxiliares de estilos vintage y retro porque estoy entre los 42 y 62. Besos.

    ResponderEliminar
  7. No te arrepientas de nada, cielo. Ha sido tu vida y tus decisiones y está bien.
    Justo lo que más nos gusta de ti es esa frescura, esa "irreflexión", si me permites el término.
    Me encanta ese repaso futuro que haces de tus propios gustos. Ja, ja...
    Yo sí me veo en esa casa, ya estoy en la etapa de los fondos neutros. El color y la personalidad se la daría con telas y detalles.
    Espero que tus vacaciones sean geniales.
    Un abrazo, como siempre, desde el Norte.

    ResponderEliminar
  8. Desde luego, cambiamos con los años. A mí me gustaban los típicos muebles color vengué y ahora nos los soporto pero lo bueno es que nunca me ha costado mucho regalarlos porque siempre compré cosas que valían poco dinero. Hacíamos lo que hacemos hoy: teníamos la idea y se la dábamos a un carpintero apretando el presupuesto al máximo así que nunca ha sido un trauma deshacernos de algo!!
    Me gusta la casa que nos enseñas, lo que más me encanta son las contraventanas.
    Besitos,
    Anne.

    ResponderEliminar
  9. pues estoy de acuerdo 100% contigo, además veo que tenemos mucho en común en cuanto gustos decoriles con el paso del tiempo
    mi casa hace 15 años era toda hippie , tapices,............., pañuelos y mucho color.......ahora soy más de neutros.....
    y justo mañana empieza a pintar el salón...........
    la casa que muestras es ideal para ir evolucionando con los habitantes de la casa
    besos
    http://mirincondesueos.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  10. Es como tu dices, perfecta como contenedor: suelos de madera, techos altos, columnas de hierro, contraventanas de madera... ¡Lista para recibir todo nuestro mundo en ella!.

    Besos

    J&Y

    ResponderEliminar
  11. ¡Fantástico post!
    Coincido con tus palabras cien por cien; una buena base y los cambios en complementos y detalles.
    La casa que compartes es fantástica!
    Besos y feliz comienzo de año ^-^

    ResponderEliminar
  12. Me ha gustado mucho este post!
    Las casas mutan con nosotros, las afectamos y nos afectan! No te arrepientas de nada nena, mira el potencial que tiene tu piso y poquito a poquito conviértelo en una extensión de ti misma... ya me gustaría hacer lo mismo pero de alquiler y cambiando de piso practicamente cada año lo único que puedo hacer es jugar un poquito con los adornos y en mantenerla limpita y ordenada. De hecho hoy hablo de eso en el blog, un hogar 10 sin esfuerzo... pero claro, un poquito de sistema y control! jajajaja
    Feliz año preciosa!
    Lou

    ResponderEliminar
  13. Creo que podría vivir en una casa así sin problemas :) Te entiendo cuando dices que tus gustos y necesidades han cambiado desde que compraste tu casa... pero bueno, siempre se pueden hacer cambios de una forma u otra... un abrazo y feliz año :)

    ResponderEliminar
  14. En mi opinión un "lienzo en blanco" como dices es lo mejor. Siempre puedes personalizarlo con elementos decorativos, cambiar muebles, pintar paredes...

    ResponderEliminar
  15. Estoy de acuerdo, la decoración del hogar va evolucionando junto a la persona!!!

    Besitos

    Milady's pretty tables

    ResponderEliminar
  16. Hola a todos, en ladoblanco nos gusta hacer contenedores q se adapten a sus propietaros. Efectivamente esta era la casa para un hombre, con los condicionantes personales para hacerle un traje a medida en su vivienda, tambien hemos hecho casas hipppies, excentricas, formales, economicas, divertidas, locales multifuncionales, cafés de barrio,,.... Lo mas bonito de nuestro trabajo es escuchar los sueños de otros y hacerlos realidad.

    ResponderEliminar
  17. Si eres un pasota de la decoración... de estos que compran los muebles con el piso y no los cambian de sitio en años y piensan "pa que? entonces da igual. Pero si eres como nosotras que nos gusta la decoración, no hace falta esperar años para ir arrepintiendose y aburriendose de las cosas, hay quien en una semana ya está cambiando algo de sitio XDD

    ResponderEliminar