Preparad el pañuelo, que hoy toca despedida

Al comenzar el curso suelo explicar a mis alumn@s que en la historia de la literatura, como en prác...

Al comenzar el curso suelo explicar a mis alumn@s que en la historia de la literatura, como en prácticamente todas las artes y corrientes culturales, la sucesión cronológica de estilos obedece a un patrón de opuestos que se intercalan, pero en realidad es una mentirijilla.

En líneas generales, sí se cumple: a una moda siempre le sigue la contraria. En los años 50, las chicas llevaban pantalón de pitillo. A finales de los 60 se pusieron de moda los pantalones con campanas imposibles. Con la movida de los 80 se popularizó el pitillo muy muy ceñido, pero en los 90, todas nos pasamos al de pata de elefante. En los primeros años del nuevo milenio, volvió el pitillo... 

Siempre es así: estrecho y ancho, blanco y negro, corto y largo.


Había un señor (perdonadme pero ahora mismo no consigo acordarme de su nombre) que intentaba explicar esto vinculándolo con la teoría positivista de que en la naturaleza se van sucediendo los opuestos. En resumen, venía a decir que estas mismas normas naturales de alternancia afectan también a los movimientos culturales, haciendo que en estos suceda lo mismo. A mis monstruitos se lo explico de una forma mucho más sencilla: les comento que, cuando nos cansamos de algo de veras, no queremos verlo ni en pintura. 

De cualquier modo, esta explicación me viene la mar de bien para que se hagan un esquema mental de las corrientes literarias y sus características: les suelto el rollo de que el renacimiento es lo contrario que el barroco, pero tiene muchas cosas en común con el neoclasicismo, que en cierto sentido retoma sus valores, etc. y parece que pillan enseguida el concepto.

Pero no, no es tan fácil, porque para que una moda pase realmente, antes tenemos que exprimirla totalmente, deformarla, llevarla al extremo, y a veces esa misma deformación se convierte en moda, por lo que constituye en sí misma una nueva corriente, aunque por otro lado, es la prueba fehaciente de que ese estilo está al borde de la extinción.


En el siglo XVI la gente ADORABA las novelas de caballeros andantes, se las bebían, quedaban para leerlas en voz en alta y comentarlas, eran, salvando las distancias, las telenovelas de entonces: chico joven guapo y bueno salva a bella y frágil doncella de gente malvada, el eterno argumento machista que aún persevera en la ficción. 

Bueno, pues como gustaban tanto, los escritores de la época vieron el filón y se dedicaron a escribir novelas de este tipo. Como churros. Literalmente. 

A finales de siglo, llegó al panorama literario la obra de un señor manco sobre un caballero andante que en realidad era más bien el anti caballero andante. Con ella, deformó la novela de caballería, la llevó al extremo y creó, con una parodia de este estilo, la mejor novela de la historia. ¿Quién iba a atreverse después de aquello a volver a hablar sobre chicos guapos que salvan a doncellas? ¡Imposible! Lo que ocurrió fue que su propio "engendro" se puso de moda y algún que otro listillo intentó subirse al carro haciendo sus propias versiones de este nuevo estilo, hasta que el género desapareció totalmente...

Si sigues leyendo todavía, imagino que a estas alturas estarás pensando "¿y esta por qué me suelta este rollazo hoy?". Créeme, tengo mis razones.


Hace poco escribí una entrada sobre los motivos geométricos. En ella comentaba que hace unos años los estampados geométricos de reminiscencias retro me parecían un horror, pero que ahora me encantan. Están de moda. En la cúspide. Los vemos por todos lados. Y nos han conquistado, sí, en especial combinados con una base nórdica. Pero como todas las modas, se irán, ¿lo sabéis verdad? Pues, casualmente, me he topado con esta vivienda "transformer", cuyo principal motivo decorativo es la geometría, presentándola en todos los rincones, deformándola, llevándola al extremo. Y sí, me ha recordado al Quijote, porque estoy así de chiflada, qué queréis que os diga. Total, que he empezado a pensar que más vale ir despidiéndose, porque después de esto, ¿acaso puede este estilo ofrecernos algo más?



http://eepurl.com/3ciLD

You Might Also Like

31 COMENTARIOS

  1. Jajajajaja!!! Para nada pensaba en que tu entrada acabaría con una deco comparada al Quijote! Buenísima!

    Buen martes

    WomanToSantiago

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Chaladurías de martes, se ve que necesito ya vacaciones xD

      Eliminar
  2. Me ha chiflado tu entrada...intrigada me has tenido hasta el final, enganchada a la pantalla del ordenador esperando el final de tu novelaaaaaaaaa.
    Genial!
    ¡feliz martes!
    Immacreativa

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿"El final de mi novela"? Jijijiji, la verdad es que me he enrollado bastante...

      Eliminar
  3. jajajaja la verada no imaginaba dónde iba a acabar el post :) Pues así es, todo pasa pero tb todo suele volver. Para muestra todo lo reto y vintage que está más de moda que nunca. La casa es alucinante, aunque no sé si resultaría un poco mareante... Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, sí, todo vuelve, y el rollo geométrico se ira, y volverá, y se volverá a ir... ¡Siempre es así!

      Eliminar
  4. Hahahah me ha gustado mucho tu entrada!!

    un beso!

    ResponderEliminar
  5. Encantóme. De hecho alguna vez he hecho una reflexión parecida con la política, los extremos que vistos a grandes rasgos se alternan entre uno u otro para acabar siendo (a grandes rasgos) una serie A-B-A-B. Que tontos somos y que poco criterio propio tenemos, al final acabamos adorando algo que, de tanto repetirnos que es lo más de lo más, se convierte en imprescindible y fabuloso (aunque antes nos pareciera ridículo e incluso lo hubiéramos criticado) jajaja. Por suerte hay clásicos que nunca cambian! Un besico moza!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puff, lo de la política sí que es ya para gritar, qué frustrante es comprobar que se vuelven a cometer una y otra vez los mismos errores y que seguimos cayendo en las mismas trampas :S

      Eliminar
  6. Jjajajaaj, qué buena reflexión. Me ha encantado.

    ResponderEliminar
  7. Buenisimo…yo era una de esas que decia y todo esto…a qué viene??? jejejejje
    ya lo pillo…..
    la casa del ejemplo…casi me mareo….no me ha gustado nada…pero si tus reflexiones…seguro que tus alumnos alucinan contigo…pero aprenden mogollón….
    y el pañuelo???

    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El pañuelo era para limpiarnos las lágrimas porque nos vamos a quedar otra vez sin motivos geométricos (tú sabes, las despedidas y tal).

      Mis alumnos... Bueno, los hay de todos los estilos, pero normalmente parecen entender los rollos que le suelto xD

      Y sobre la casa, tampoco te vayas a creer que es la casa de mis sueños, pero sí me parece interesante.

      Eliminar
  8. Me habías asustado con el título :) Nunca se sabe, a lo mejor aún se le ocurre a alguien algo más original todavía... me encantan esos armarios, por cierto.

    ResponderEliminar
  9. Genial tu explicación. Yo les hablo del péndulo, y de que cuanto más intenso es algo, más nos cansa, y también les pongo el ejemplo de los pantalones de campaña y los pitillos. Ella aseguran que jamás se pondrán campañas pero les he apostado a que sí.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Es verdad, del péndulo también les hablo a veces! Madre mía, ¿será que todos los profes somos iguales?

      Eliminar
  10. Estoy con Tres Arándanos... el título me daba susto y he puesto una cara de perrito abandonado tal que así :(((

    Pero no, después me has sorprendido con una introducción taaaaan maravillosa... tuve una buena profe de Literatura pero ojalá hubieses sido tú! :)

    Y la casa transformer, si, creo que después de esa deformación no hay cabida para nada, más allá.

    Ea, mi parrafada termina al fin, jajajaja ;)

    ¡Besotes!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda, si pongo mogollón de tarea, no te habría gustado nada jajaja!

      Eliminar
  11. Qué mareeo de casa y eso que no vivo allí! pero tu explicación muy buena, me has tenido atenta hasta el final!!!
    Un beso.

    ResponderEliminar
  12. joe Marti! pensaba que te ibas tú!!!
    y lo he leído hasta el final buscando los motivos y razones y luego era que se iba la geometría... pues ya volverá si quiere y si no, ya vendrá otra cosa. tú no te disgustes que lo que venga nos encantará seguro y no podremos estar sin ello.
    pero tú ahí quieta pará!
    bss
    sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Anda ya mujer, ¿cómo voy a irme?

      Lo de la geometría me da un poco igual en realidad, lo que me dará pena es cuando se pase la moda industrial ;)

      Eliminar
  13. Juasss!!. Qué respiro, me has tenido engañada hasta el final!!!!.
    Eres un bichete!!!.
    Abrazos corazón!!.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo reconozco, soy un bichillo jijiji

      ¡Otros abrazo para ti!

      Eliminar
  14. Me ha gustado mucho la introducción literaria que nos has hecho para llevarnos poco a poco hasta esa casa mareante... Al final en la mayoría de los casos lo exagerado acaba en el olvido... aunque sólo sea para descansar la vista ;P
    Bsos
    Leo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues sí, sin embargo lo sencillo y clásico nunca pasa de moda, ¿verdad?

      Eliminar
  15. ¡Bueno...qué susto! pensé que la introducción nos iba a llevar a otro tipo de despedida ¡mejor así! Y la casa ¡una locura! entiendo que te hiciese pensar en el Quijote. Bss.

    ResponderEliminar
  16. Soberbio post!!!!
    La explicación literaria me ha encantado y parecido muy adecuada para introducirnos en los cambios de gusto y modas.
    Es cierto que a mí no me gustan los total looks ni seguir la moda a rajatabla (casi diría que huyo de ella, sobre todo en ropa) pero reconozco que yo misma he caído en must decorativos que antes me horripilaban, como los estampados y estética setentera, las cornamentas, la formica, la madera realizada con chapas...
    La casa que nos muestras me parece excesiva y, desde luego, no invita a la comodidad ni el calor de hogar, es desconcertante y, como bien dices, el abuso anuncia la caída de este estilo.
    Besetes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegra que te guste ^_^

      Es increíble cómo "nos meten por los ojos" esos must que antes no nos convencían, ¿verdad?

      Otro besote para ti guapi.

      Eliminar
  17. Me ha parecido superinteresante. Yo también creo que vamos a sufrir un cambio, no creo que sea radical pero el vintage y el industrial más raído se está dulcificando y pintando sin decapados, el nórdico se está urbanizando dejando du lado más rural y destacando el diseño etc, así que sí comparto tu teoría. Aunque me imagino que irá poquito a poquito...

    Bss!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Qué curiosidad por saber lo que nos viene, ¿verdad?

      Eliminar
  18. Está claro que esto sucede. Me ha encantado el post!!
    Bss

    ResponderEliminar
  19. Yo que soy de ciencias apreció que me enseñen un poco de letras y este post me ha encantado...respecto a las modas, a mi me pasa que a veces acabo saturada de ver los mismos ambientes una y otra vez, como me esta pasando un poco con el nórdico! O será que en verano no apetece, es más de invierno, calentito en casa

    ResponderEliminar