Sobre la belleza, las vacaciones y la prima de Casper

Ni la poesía, ni Kant, ni el estilo nórdico, ni el amor romántico, ni el fútbol. Lo único...


Ni la poesía, ni Kant, ni el estilo nórdico, ni el amor romántico, ni el fútbol. Lo único que nos interesa en realidad son dos cosas: la comida y el sexo. No porque seamos unos materialistas ni nada por el estilo, simplemente estamos programados para ello. Al fin y al cabo, somos animales sexuados y, como tales, nuestro instinto nos marca una finalidad vital básica: sobrevivir y procrear para transmitir nuestro código genético.

Y de ahí la belleza. Mira que hay misticismo al respecto, pero la cruda realidad es que la belleza consiste simplemente en la capacidad de perpetuación de la especie que se asocia a un individuo. 


Cuando observamos el físico de cualquier miembro del sexo opuesto sopesamos varios apectos que nos dan una pista sobre si podría tratarse de un buen compañero reproductivo. Y, si el resultado de esa observación es positivo, nos resultará atractivo. Podemos disfrazarlo con fantasías románticas, pero lo cierto es que sólo nos atraen los posibles compañeros sexuales que, inconscientemente, consideramos que tienen un adn digno de mezclarse con el nuestro y los recursos suficientes como para conseguir que nuestras crías sobrevivan. 

¿Tiene un rostro simétrico? Eso significa que no ha sufrido enfermedades graves en su niñez que hayan podido debilitar su sistema reproductivo. ¿Huele bien? Eso quiere decir que su código genético es diferente al nuestro, de manera que no somos familia y nuestras crías serán más fuertes. ¿Tiene una buena situación social en la tribu? Entonces estará garantizada la alimentación de nuestra prole.

Por todo esto el ideal de belleza ha ido evolucionando al tiempo en que lo hacíamos nosotros, siempre asociado con el concepto que se tuviera en la época de salud y estatus social. Por ejemplo,  durante la Edad Media se consideraba sanos y bien situados socialmente (y por lo tanto, atractivos) a aquellos individuos que tenían acceso a una alimentación variada y no necesitaban someterse a trabajos extremos para sobrevivir, por eso la belleza en aquel periodo se asociaba con quienes tenían cierto sobrepeso y la piel blanca, síntoma de tener un estatus social elevado, pues aquello implicaba no haber tenido que trabajar nunca al aire libre.


Con la revolución industrial, la producción en serie y la consagración de la clase media, el concepto de belleza tuvo su propia revolución: cuando todos tuvimos acceso a una alimentación suficiente, descubrimos las enfermedades cardiovasculares y nos dimos cuenta de que el sobrepeso no era saludable. Desde entonces, ser bello consiste en tener un cuerpo atlético y ligeramente bronceado, pues realizar actividades al aire libre, practicar deporte con regularidad y alimentarse de forma equilibrada son los requisitos contemporáneos del individuo atractivo.

Dicho esto, el lunes comienzan oficialmente mis vacaciones, y a estas alturas TODO EL MUNDO está ya moreno y contorneado de practicar saludables actividades playeras, por lo que siento un poco de pavor ante el temido momento de llegar a la playa, quitarme la ropa y ser un gusiluz blancuzco y fofo entre tant@s chulaz@s.


Me consuela pensar, sin embargo, que en esto de la belleza tiene que haber algo más que lo meramente físico. Si no, piensa en aquella amiga del instituto, un pelín feúcha, que ligaba más que nadie. ¿Qué escondido atractivo tenía? ¿Qué súper poder hacía que, en cualquier discoteca, siempre se acercaran chicos como moscas a la miel?

La Celestina para mí es, además de uno de mis libros preferidos, una fuente de sabiduría popular valiosísima. Y en ella hay una frase que, desde mi punto de vista esconde la clave que desvela el misterio de la fea ligona. Es esta:
"Tú no te aisles ni te amargues, pues la naturaleza huye de los triste y apetece lo deleitable"
Y es que es así. No nos gusta rodearnos de gente triste, insegura, gris. Preferimos la risa, la alegría, el buen humor. Por eso, si tenemos que elegir pareja, preferimos a alguien seguro de sí mismo, alegre, estable, equilibrado.


Esta serie fotográfica de Gracie Hagen es la prueba de ello. Las mismas personas, el mismo entorno, la misma luz. ¿Qué cambia en ell@s? La actitud. En las imágenes de la izquierda aparecen posando, segur@s de sí mism@s y bell@s. En las imágenes de la derecha, apocad@s, insegur@s, acobardad@s, encogid@s, y, como resultado de esto, poco atractiv@s.

¿Conclusión? Pues que el lunes iré a la playa y probablemente pareceré la prima de Casper, pero eso sí, yo sacando pecho y con la cabeza alta, que lo más importante en estos casos es la actitud. ¡Deseadme suerte!

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html

You Might Also Like

27 COMENTARIOS

  1. Me encantó este estudio cuando lo vi, porque es increíble cómo la actitud puede cambiar objetivamente nuestra belleza.
    Por cierto, ni te preocupes por la playa, seguro que yo estoy más blanca, a pesar de vivir en un pueblo de costa y de ir a la playa a menudo, no recuerdo haber cogido color en mi vida y a mucha honra, es una cuestión de actitud, he, he.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero es que yo antes era MORENÍSIMA! Y no sé qué me ha pasado, con la edad, que de repente parezco sueca :S

      Eliminar
  2. No me lo puedo creer!!! te acabo de escribir una parrafada y este maldito ordenador no la ha publicado!! te juro que el día menos pensado lo lanzo por la ventana....

    Pues voy super pegada de tiempo para ir a trabajar, así que ya te pondré el sermón otro día... jajajajaja


    Besos y ¡¡viva el blanco!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Arggg, eso resulta odioso! A mí me pasa cada dos por tres con el ipad...

      Eliminar
  3. Creo que todos pensamos igual...cuando vanos de casper a la playa...aunque lo mio es peor...tengo la raya de la camiseta marcada...asi que más rara iré todavia...y de cuerpos blanduchos y fofos mejor no hablar....jajaja...
    Que buen estudio hicieron!! Ya ves como cambia la persona sólo con actitud positiva y poniendonos firmes!!! Asi que viva el positivismo!!!! Aunque lo diga a gritos...yo doy muy negativa.... Pero eso no vale para ti!!! Porque empiezan tus vacas!!! A disfrutarlas!!! A desconectar!!!! Yujuuuu!!!!
    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡¡¡Síiiiii!!! Si en el fondo me da un poco igual, sólo era una excusa para escribir sobre la sesión fotográfica esta, que me encantó xD

      Eliminar
  4. Qué bueno!. Yo solo te puedo dar el consejo que aplico desde hace X años. Mi cuerpo no es el mismo desde los dos embarazos, para nada. Peso menos que antes, pero nada está cómo debería. La gravedad hace su efecto. Pero cuando llego a la playa me da exactamente igual lo que piensen los demás. Me quito mi ropa ( incluida la parte de arriba). Y a quién no le guste, que mire para otro lado!!.
    Ahora ya a mis treinta y algo, timidez la justa!!!.
    Un besazo.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda, anda, pero si eres un bellezón Maribel!

      Eliminar
  5. La actitud es súper importante y la belleza subjetiva...yo soy la prima de Casper 2, casi traslúcida!!!
    Bss

    ResponderEliminar
  6. Qué buen post!
    Tú disfruta de las vacaciones, y piensa q.eres.tu mejor versión de ti misma, así q estás espectacular :-)
    Besitos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es, buen argumento, me lo voy a aplicar :)

      Eliminar
  7. tú tranquila! hombros atrás, manos a la cadera, estómago para dentro y culo para fuera y serás el gusiluz más bonito de la playa.
    (muy buen post, hay que creer en uno mismo para poder proyectar ese poderío a los demás y los encogidos y los tristes, pa su casa).
    bss Marta!
    sara

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajajaja ¡qué artista eres!

      Eliminar
  8. que pasada, vaya cambio, y totalmente de acuerdo.!!
    me ha encantado! gbesos

    ResponderEliminar
  9. Un post auténtico y real!, así que tu auténtica, real y blanquita a la playa!!!!!!, y con la cabeza bien alta!!!!!, que yo también soy muy blanquita y además con chichitas por todos lados...y ahora que he cumplido los 40 te canto esto...¡me da igual, me encanta, me da igual, me encanta!!!!!!jajjaja...
    besos,
    Immacreativa

    ResponderEliminar
  10. Yogures al poder! jaja A mi lo que me desespera es pasar del blanco al rojo, y luego al blanco. ¿Dónde está el moreno prometido de entremedias? aaaaaaaaghh. En fin, en breve cojo vacaciones y me voy a poner en remojo, para cuando vaya a la playa, me acordaré de este post! :P

    Como cambia la misma persona con una actitud distinta. Que buen trabajo este de Gracie Hagen, voy a investigar un poquito más sobre ella! Un besico :)

    ResponderEliminar
  11. Yo voy mañana a la playa e intentaré motivarme recordando tu post, aunque bueno también se puede practicar eso tan español de: uf! si ese o esa está mucho más blanco/a, gordo/a que yo...y ponerse tan contento ;P
    Bsos

    ResponderEliminar
  12. Yo ya paso de blanca y morena...total el Moreno dura poco y el sol estropea mucho! Así que a disfrutar de tus vacaciones! Muy buen post...aunque al principio no sabía si se te había ido un poco la olla!,, jejeje
    Bss

    ResponderEliminar

  13. ¡que post más genial....y unas fotos increibles!
    has levantado un debate muy interesante,
    la actitud es super importante está claro, pero los defectos están ahí ,solo hay que saber llevarlos , y no darles más importancia, al fin y al cabo, somos lo que transmitimos con nuestra actitud.
    Yo tengo una quemadura en todo el brazo izdo, y parte de la espalda , por un accidente de la infancia,
    estuve a punto de perderlo por una negligencia médica, pero nunca lo he ocultado, me pongo mis tirantes en verano y lo luzco.

    A quien no le guste que no mire,
    disfruta de las vacaciones...................

    ResponderEliminar
  14. Un post genial, me ha encantado y me ha hecho mucha gracia tu frase "ues que el lunes iré a la playa y probablemente pareceré la prima de Casper, pero eso sí, yo sacando pecho y con la cabeza alta" que arte tiene hija!! no sé como estarás tú de blanquita pero si me ves a mí... que desde que vivo en Madrid parece que me he desteñido, yo que siempre pensé que era morena!! jajajajaj

    La belleza es mucho actitud y también muy subjetiva, porque depende de los ojos con los que se ve.

    Un besazo.

    ResponderEliminar
  15. Me ha parecido estupento tu artículo, perfectamente se puede complementar con el que publicamos hoy en conactitudymedia.blogspot.com.es, gracias por entrar en nuestro blog, siempre es de agradecer entre blogueras el que nos leamos.
    Como dices tú, lo que cambia es la actitud, y de eso nosotros tenemos actitud y media.
    Un saludo Marta, y hasta otra.

    ResponderEliminar
  16. Me ha gustado mucho leer esta reflexión. Las fotografías no las había comprendido hasta el final, pero qué interesante la conclusión.
    No te preocupes, yo también soy un gusiluz, la suerte que tengo es que frecuento playas llenas de guiris y no desentono nada entre ellos :)
    Por cierto yo también tenía ESA compañera de instituto, la que ligaba tanto y jamás comprendí por qué. Eso sí, la Celes nunca me gustó. Le tenía manía.
    Que lo pases muuuy bien.

    ResponderEliminar
  17. Siempre geniales las reflexiones que haces, linda.
    Eres una crack y por eso me encanta leerte.
    Besotes
    P.d: suerte con tu tono Casper... en una semana estás doradita, fijo! ;)

    ResponderEliminar