In & Out

Soy de pueblo. De un pueblo pequeño, de hecho, de estos en los que se dejan las puertas abier...



Soy de pueblo. De un pueblo pequeño, de hecho, de estos en los que se dejan las puertas abiertas porque todo el mundo se conoce, no hay casa sin patio y los niños están siempre jugando en la calle. Por eso, aunque llevo 15 años viviendo en la ciudad, a veces siento cierta "claustrofobia". Mirar por la ventana y ver otros edificios en lugar de un mísero árbol, tener las puertas y las ventanas cerradas, estar continuamente rodeada de gente... No me entendáis mal, me encanta vivir aquí. Aunque, cómo no, preferiría hacerlo en una vivienda como la que os muestro, repleta de ventanas y galerías, para poder disfrutar de alguna manera de la sensación de vivir, al mismo tiempo, un poco "fuera".


 Fuente: Home Adore

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html

You Might Also Like

19 COMENTARIOS

  1. Uno de mis sueños es tener una casa con grandes ventanales, así que aunque a la decoración le falte gracia, me mudaba ahí ya mismo!
    Besitos!

    ResponderEliminar
  2. Me gusta, me gusta esta casa! :D Aunque con los techos así inclinados... ¿no da un poco de agobio?

    Un besito! :3

    ResponderEliminar
  3. Pues a mi me pasa más de lo mismo. De vivir en casa a vivir en piso, va un trecho!!. Nada que ver con la luz y las vistas que debe tener un salón así. Un Pasote.-
    Besitos.-

    ResponderEliminar
  4. Ay los pueblos! Cuántas cosas positivas hemos perdido al llegar a la ciudad... Yo he de reconocer que soy urbanita, pero es cierto que por cosas como esa de dejar abiertas puertas y ventanas me iría a vivir a algún pueblecito por ahí...
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y el espacio, el silencio, el aire puro... Ainss, cómo lo echo de menos.

      Eliminar
  5. No si tonta no eres! jaajaja! ¡a mí también me gustaría vivir en una casa así! aunque sólo fuera por lo amplia que es y por las vistas que tiene! :)
    Bsos
    Leo

    ResponderEliminar
  6. Jó, que pasada de casa, creo que sí...que podría acostumbrarme a vivir en esa maravilla! jajaja

    A mí me ha pasado un poco al contrario que a ti. Nací en la ciudad y desde hace 5 años vivo en un pueblecito y, aunque lo adoro, admito que he llegado a echar de menos la ciudad, el gentío, la locura, el movimiento. En definitiva, todo lo que antes me agobiaba de la ciudad. Ahora ya me estoy acostumbrando pero reconozco que pasé una temporada de añorar hasta el ruido de la ciudad, en fin...que no sabía que era tan urbanita hasta que me vine a vivir al paraíso, jejeje, aunque no me arrepiento para nada, eh! ;)

    Besitos!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jo, pues qué envidia. No me importaría para nada añorar la ciudad si es porque vivo en "el paraíso".

      Eliminar
  7. Tienes toda la razón, Marta. A veces el agobio de la ciudad se siente... Vivir hacia afuera da una libertad que todos anhelamos en mayor o menos medida, aunque nosotras somos ambas más urbanitas, jeje. ¡¡Pero unos ventanales así los queremos sí o sí!!

    Besos a montones

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece que en eso estamos todxs de acuerdo... ¡Queremos esos ventanales!

      Eliminar
  8. A mi me ha gustado, pero a JanToSantiago no te digo nada! jajaja. Su casa ideal es más o menos como ésta! Arquitectura por encima de todo!

    Besos

    WomanToSantiago

    ResponderEliminar
  9. Si!!! De esps pueblos que quedan pocos!!
    Esa casa es pura luz!! Me encanta!!!
    Besooi

    ResponderEliminar