R0 1.9

En Madrid, en una habitación de hospital, hay una mujer que se está muriendo. Está completamente so...

En Madrid, en una habitación de hospital, hay una mujer que se está muriendo. Está completamente sola, aislada de su familia, de hecho, incluso a los sanitarios les da miedo entrar a atenderla (con mucha razón por cierto). 

No me quiero imaginar cómo será estar tan enferma y saber que vas a morir, ni mucho menos sin contar con una mano amiga que te acaricie la frente o te susurre palabras tranquilizadoras.

Esa pobre mujer ha enfermado haciendo su trabajo. Sus superiores intentan criminalizarla diciendo que si se ha contagiado ha sido por su culpa y, además, mintió al respecto. En realidad no se sabe exactamente cómo ha ocurrido, pero por lo que he entendido tras escuchar todas las posibilidades, en resumen sólo caben dos opciones:

a) Enfermó porque no sabía cómo tenía que hacerlo.
b) Enfermó porque no tenía los medios necesarios para realizar sus labores con total seguridad.

En cualquier caso, sólo hay un responsable directo de que esta mujer esté muriendo: esos superiores que o bien no le dieron las directrices pertinentes o bien no le facilitaron las infraestructuras requeridas. 

Yo no estaba presente, así que no sé si mintió, no dijo toda la verdad o simplemente no era consciente de lo que estaba ocurriendo. Pero me intento poner en su piel, la piel de una mujer muy enferma con una fiebre tan alta que probablemente no esté en sus cabales, que sabe que quizás se esté muriendo, y puedo llegar a comprender que no haya recordado decir alguna cosa o simplemente no lo haya querido verbalizar por puro terror de que, al decirlo en voz alta, se cumplan sus peores presagios.

En Madrid, en una habitación de hospital, hay una mujer que se está muriendo. Está completamente sola, aislada de su familia, a pesar de que su marido se encuentra también aislado en la habitación contigua. Quizás él también se esté muriendo.

No soy experta en medicina, ni por supuesto, en epidemias, pero tengo algo de sentido común, y mi sentido común me hace plantearme algunas cosas. Por ejemplo:
- ¿Por qué un gobierno decide traer de lejos una enfermedad mortal, que no tiene cura, aun sabiendo que esto conlleva un peligro inmenso y que no servirá para nada?  
- ¿Por qué ese gobierno no pone en cuarentena preventiva a todos aquellos que han tenido algún tipo de contacto con una enfermedad tan contagiosa para no exponer a las personas de su entorno?
En Madrid, en una habitación de hospital, hay una mujer que se está muriendo. El gobierno de su país, ese mismo gobierno que decididió traer de muy lejos la enfermedad que la está matando, el que la obligó a trabajar sin saber o sin los medios pertinentes, el que no le pidió que se quedase en cuarentena como medida preventiva y, por lo tanto, quizás haya provocado que ahora también su marido se esté muriendo, ese gobierno que la acusa de haber hecho mal su trabajo y de haber mentido, acaba de asesinar a su perro.

Como tengo algo de sentido común, comprendo que vale más la pena sacrificar a un perro que exponerse a que se origine una pandemia. Sacrificar a un perro o quemar una ciudad entera, si es necesario. Pero este perro no estaba enfermo todavía, sólo su propietaria lo está, y el gobierno le debe mucho a esa mujer. Le debe tanto que tendría que haber puesto todos los medios pertinentes para aislar al animal y cercionarse de que podía resultar peligroso antes de matarlo y provocarle así aún más dolor a esta pobre familia.

En Madrid, en una habitación de hospital, hay una mujer que se está muriendo. En ese mismo hospital hay unas cuantas personas que quizás también se estén muriendo. Son todos aquellos que la atendieron sin los medios necesarios, como el camillero que recogió a la afectada en su casa sin un equipo de protección, a pesar de alertar a sus superiores de que podía estar contagiada, o el médico que la tuvo que atender con un traje que le quedaba pequeño y no le cubría.

En Madrid, en una habitación de hospital, hay una mujer que se está muriendo. Y, fuera del hospital, quizás haya muchas otras personas que se estén muriendo y todavía no lo saben, como los 7 enfermos que fueron trasladados en la misma ambulancia que ella sin que la desinfectaran o todos los que estaban en la sala de triaje donde la llevaron, a pesar (insisto) de que el camillero alertara del posible contagio.

Mientras tanto, el consejero de sanidad de Madrid, el mismo que acusó a esa mujer de haber mentido, dice, literalmente "Si tengo que dimitir por el ébola, dimitiré; tengo la vida resuelta (...). Yo llegué a la política comido, no tengo apego al cargo.", el gobierno admite que "hubo relajación de procedimientos al atender al misionero" y la ministra de sanidad no dice nada.

Así que, en resumen, los miembros de ese gobierno al que confiamos la gestión del país para que velen por nuestro bienestar y nuestra seguridad nos ponen en peligro introduciendo en la península una enfermedad mortal sin cura, no toman las medidas preventivas necesarias o lo hacen "de forma relajada", obligan a los trabajadores públicos a exponerse al contagio de esa enfermedad o bien sin saber hacerlo o bien sin los medios necesarios, no actúan con sentido común obligando a permanecer en cuarentena a toda persona que haya estado en contacto con los afectados, no toman las medidas preventivas pertinentes cuando una de estas personas empieza a manifestar síntomas, no ponen los medios necesarios para impedir que se siga contaginado gente, se sumen en un mutismo absoluto o se vanaglorian de no tenerle aprecio al cargo y de que les dará igual si tienen que dimitir mientras los ciudadanos están aterrorizados, intentan criminalizar a una enferma prácticamente moribunda para salvarse de la quema y, por si fuera poco, matan a su perro. 

Y, mientras tanto, en Madrid, en una habitación de hospital, hay una mujer que se está muriendo.

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html

You Might Also Like

15 COMENTARIOS

  1. Lo que está claro es una cosa, los misioneros se merecían el mejor trato posible, pero.... nos queda grande en la Sanidad española una enfermedad como el ébola, no sabemos tratarla, ni sabemos de protocolos, ni tenemos idea de qué hacer para evitar el contagio... así que en estas circunstancias traerlos ha sido un gran error por parte de la Ministra porque no supo hacer ANTES su trabajo y explicar que se debía hacer para evitar el contagio. Como bien dices hay una mujer que se está muriendo y lo peor es que lo está haciendo SOLA, por haber hecho su trabajo sin las medidas oportunas y después de este error vemos que se siguen haciendo más, el médico, el camillero, los enfermos en la misma ambulancia.... y más cosas que no nos contará el Gobierno de turno. ¿Dimisión? Lo que tienen que hacer es mover su trasero y evitar que se sigan con los contagios y que esta mujer, su esposo y toda su familia tengan el mismo trato que se les dio a los misioneros que de tan lejos trajeron ya con la enfermedad.

    ResponderEliminar
  2. Yo ya lo dije en agosto: NO estamos preparados...Ni tenemos equipos, ni tenemos personal cualificado para cosas así....Y no pasó hasta que pasó, lógico.
    Y no me pienso calentar.
    Feliz día!!!
    XOXO

    ResponderEliminar
  3. Creo que el tema de traer a los misioneros es una difícil decisión, si se opta por hacerlo desde luego hay que asegurar tener los medios necesarios (no parecidos o similares,...), que la auxiliar haya enfermado puede ser porque el protocolo/medios no son suficientes o porque ha habido algún error en su ejecución (suyo o de oro), pero desde luego importantísimo conocerlo para que no se pueda repetir. El tratamiento que se le ha dado a esta mujer desde entonces para mi es imperdonable: ¿cómo puede ser que teniendo un protocolo de seguimiento se le mande un médico a casa y una ambulancia "normal", para desplazar al hospital?¿cómo puede ser que se ella la que tenga que ir avisando que cree tener ébola, cuando repito, tiene un protocolo de seguimiento? ¿cómo puede ser que no haya un "traje" de seguridad para un médico de su talla? y en caso de que no exista porque como dice el consejero (sin comentarios) es muy alto...¿por qué sigue tratandole él?, ¿por qué demonios tanto médico como paciente se enteran de los diagnósticos por los medios de comunicación? y me mata que en vez de estar buscando las razones de todas estas sin razones, soluciones, etc. los supuestos responsables de todo esto digan cosas tan brillantes como que: ella tuvo un fallo (había medios para que no se produjera????), ella no dijo al médico (quien le mando al médico de cabecera??? cuando habla con alguien todos los días sobre su fiebre?????), si hubiera sido responsable hubiera ido al carlos III en vez de al H. de Alcorcón....(Perdón????? cuando te mandan una ambulancia a casa desde cuando dices, yo quiero ir a este u otro hospital?????), Ya basta de buscarse excusas baratas y buscar primero soluciones, y segundo aceptar las responsabilidades que toca. Esto no tiene nombre.

    ResponderEliminar
  4. Un tema, muy delicado que has sabido, narrar a la perfección.
    Por desgracia, la mayor parte de la ciudadanía, sabíamos el resultado, en cuanto nos dijeron que los trasladaban a España.Sin estar preparados para esa enfermedad y sabiendo que no se podían salvar.(por desgracia)

    El dinero de su traslado podría haber servido, para intentar proteger a la gente que sigue allí, y que parece que nadie se acuerda.
    Me crea mucha impotencia, y podría escribir, miles de lineas, con argumentos no no van a arreglar nada.
    Solo me gustaría transmitirle , a la enfermera contagiada, que aunque físicamente está sola, todos estamos con ella. que está en nuestros pensamientos,y deseo que se recupere con toda mi alma .

    No tiene que pagar con su vida, que haya tanto INCOMPETENTE en los cargos públicos,

    ResponderEliminar
  5. Waaaa que tema mas complicado!! yo tambien pensé desde un principio que los misioneros no debieron traerlo pero claro !!! yo no soy nadie y pienso que era mas facil trartarlos alli que aqui y a la vista está pasó lo que tenia que pasar las cosas no se estan haciendo bien y no los trabajadores no !! no lo estan haciendo bien los de arriba .
    Besos .

    ResponderEliminar
  6. A mi lo que me avergüenza es que los políticos de turno, me da igual el color traten de sacar balones fuera y dejen perlas como la del Consejero... Me parece lamentable que esté sucediendo todo esto, y como bien dices, mientras tanto una pobre mujer se está muriendo sola en una habitación sin una mano amiga...
    LAMENTABLE PAÍS, a veces me avergüenza ser española....

    ResponderEliminar
  7. Los misioneros hicieron una gran labor, pero el traerlos, ha sido un error tan grande como una catedral
    Somos un país de párvulos, no estamos preparados para casi nada.
    Buena tarde.

    ResponderEliminar
  8. El mal esta hecho y una mujer se esta muriendo y nadie quiere responsabilidades.
    No nos imaginamos estar en su piel,es terrible.
    Ufff hemos estado hablando un buen rato de ella.
    Bsss

    ResponderEliminar
  9. Has puesto por escrito mis pensamientos y emociones... Así lo veo y así lo siento yo también. Con tu permiso lo comparto en FB.

    ResponderEliminar
  10. Es todo un despropósito se mire por donde se mire. No me voy a enrollar porque te llenaría la cajita y no es plan. Pero me da vergüenza vivir donde vivo. Me da vergüenza que esta gente nos gobierne. Me da vergüenza que se denigre de esta manera a una persona que voluntariamente ha hecho un servicio público. Y me rabia, que la iglesia como siempre tenga que ver en todo el tinglado. Y ya, que me caliento. Besos guapa. Ha llegado tu póster?. Me consta que a una de vosotras si.

    ResponderEliminar
  11. Sin palabras... Lo dices todo.
    Me duele imaginar la soledad y el miedo que corre por sus venas y por las de todos aquellos que la rodean.
    Muy bien escrito!

    ResponderEliminar
  12. Vaya reflexión Marta!!! Yo tengo poco que agregar...no lo podrias haber explicado mejor . Pero ,qué es el Ébola? Es una enfermedad virica que se transmite con contacto directo con la sangre o fluidis corporales...entre los que también está la saliva...asi que si esta mujer fue a casa y estuvo viviendo cierto tiempo ahi,igual que su marido...infectó a algún vecino más???por lo que he podido investigar el ébola afecta a los humanos y primates...no perros... No sé que decir al respecto....
    La mujer se encuentra sola,sin compañia...y sabiendo que se está muriendo ,su marido al lado...no se podrian poner a los dos juntos???
    No se lo que harian los demás pero yo no prefiriria sufrir...la eitanasia no existe en España ,verdad?
    Y del gobierno mejor no hablar...cómo va a mentir esra mujer,sabiendo que es enfermera ,conociendo la enfermedad...no cogeria precauciones?? Si es que las podia coger...
    Marta nos has dado que pensar y discutir...gracias por tu opinión!!!
    Un besazo!!!

    ResponderEliminar
  13. Totalmente cierto.
    Antes de preocuparse por una epidemia (cosa complicada por su forma de contagio, de hecho, muere más gente de hambre o sarampión que de Ebola) o por una dimisión, lo importante es que una persona, en una habitación, sola, sin nadie a su lado está luchando por no morir... muy triste.
    Y por cierto, como comentas lo del perro: tengo una amiga española en Londres y ayer era objeto de "burla" de sus compañeros ya que le decían: En España tenéis el primer caso de contagio por ébola fuera de África y lo único que se os ocurre hacer es matar a un perro... muy triste.
    La verdad es que dan ganas de irse de aquí. Muy buen post.
    Besos!

    ResponderEliminar
  14. Tu post me ha puesto los pelos de punta. No puedo estar más de acuerdo con todas y cada una de tus reflexiones. Yo soy sanitaria y estoy expuesta, no te imaginas lo que es sentir que un día te puede tocar a ti y te dejarían más tirada que a una colilla.... Yo creo que estoy de acuerdo con la repatriación de los misioneros...y ojo! De cualquier español en el extranjero que lo necesite! Que seguro que hay muchos a los que no hacen ni caso. Pero no en estas condiciones. No estábamos preparados, el gobierno había desmantelado el único centro especializado en este tipo de casos, precisamente en el Carlos III. Y encima cuando pasan las cosas nadie sale a dar la cara, aquí nadie asume responsabilidades, siempre es culpa del escalón más bajo: el maquinista, el capitán del prestige, la enfermera.... y mientras tanto ella sola, y enferma. Tan triste todo....

    ResponderEliminar
  15. Buena reflexión Marta, lo cierto es que si, es una auténtica vergüenza. Al final va a tener razón mi chico, que viendo los acontecimientos de los últimos años siempre dice medio en broma medio en serio que "aquí lo que hace falta es una revolución"...

    ResponderEliminar