Hoy compartimos: mascotas

------------ NOE ------------ Noelia y yo somos amigas desde siempre.  Su carita sonriente...


------------ NOE ------------

Noelia y yo somos amigas desde siempre.  Su carita sonriente y cómplice forma parte de los recuerdos de prácticamente todos los momentos importantes de mi vida: los primeros días de cole, el paso al instituto, la selectividad, la universidad, los inicios de la vida adulta... Juntas hemos reído a carcajadas, hemos llorado y hemos compartido confidencias e ilusiones.

Noe es una luchadora. No lo ha tenido fácil, pero es una de estas personas capaces de afrontar todos los reveses de la vida con buena cara y sin perder el buen humor y las ganas de hacer.

Es risueña y divertida, sencilla, sincera y natural, íntegra. En resumen, una buena persona, bella por dentro y por fuera.

Os confieso que nuestra conexión ha llegado a límites un tanto peculiares. Veréis, hace unos años, el chico con el que salía entonces decidió invertir en un apartamento. Yo lo acompañé en su búsqueda y dimos con un piso muy parecido al mío que nos encantó. Después de pagar la entrada y empezar a arreglar el papeleo pertinente, resultó que tanto la agencia que estaba gestionando la venta como la propietaria del inmueble estaban involucradas en una trama de estafa inmobiliria. Tras una sucesión rocambolesca de operaciones policiales secretas, detenciones y juicios, los estafadores acabaron entre rejas, pero mi ex se quedó sin su casa, que fue embargada con todas las posesiones de los detenidos.

Exactamente un año más tarde, Noe me contó que se había enamorado de un piso cercano al mío y que estaba arreglando los trámites para comprarlo. ¿Imagináis lo que descubrí cuando fui a verlo? Efectivamente, era ese (+). De las miles de viviendas que hay en nuestra ciudad, sin saberlo ambas fuimos a encapricharnos de la misma.

---------- INDY ----------

Poco o nada se sabe del pasado de Indy. Por eso su historia comienza aquel día en el que la encontraron al lado de una carretera, con una cuchillada en la nuca, hambrienta, aterrorizada y enferma.


Lo que parece evidente es que la pobre cachorrita había sido maltratada de una manera atroz. Pero aquel día su suerte cambió porque Indy fue a dar con Nini, una amante de los animales que no estaba dispuesta a dejarla morir en aquel badén.


Nini recogió a la perrita, la llevó al veterinario, y movió cielo, mar y tierra para conseguir el dinero suficiente para pagar su operación y el tratamiento necesario: organizó recolectas y eventos en facebook, sorteó una cesta... Y lo consiguió. Vaya si lo consiguió. Por eso Indy, gracias a su ayuda, poco a poco fue sanando sus heridas. Pero sólo las que quedaban a la vista, porque las heridas "que no se ven" siempre tardan más en curarse y, en su caso, esto no ocurrió hasta que Indy conoció a Noe.


---------- CUANDO INDY CONOCIÓ A NOE ----------

Una vez recuperada de su operación, Nini comenzó a buscar un nuevo hogar para la perrita. Mi amiga leyó su historia y decidió que quería conocerla. Lo suyo fue "un flechazo": en cuanto se vieron, Indy y Noe se convirtieron en familia.

Sin embargo, el proceso de adaptación no fue sencillo. Indy estaba tan traumatizada que le daban miedo tanto los otros perros como los desconocidos, no dormía bien, apenas comía... Por eso Noe tuvo que armarse con toda la paciencia y cariño que pudo para tratarla con el mimo que ella necesitaba para recuperarse.

Hasta que Indy se sintió totalmente querida y protegida...


Hoy Indy está completamente recuperada. Le encanta corretear por la playa, nadar y jugar con la pelota. De vez en cuando aprovecha los descuidos de su ama para hacer algunas travesuras caninas, como subirse al sofá, robar un zapato o zamparse a hurtadillas algún pedacito de bizcocho que haya quedado olvidado en la mesa. Y aunque Noe le riñe dulcemente, yo sé que en el fondo disfruta viendo cómo la pequeña Indy es, por fin, una perrita normal, sana y feliz.



----------EPÍLOGO----------

Compartir tu día a día con un perro es una experiencia enriquecedora que te puede aportar muchísimas cosas: cariño, compañía, amistad, seguridad... Sin embargo, tiene una cara menos "bonita" de la que no son conscientes aquellos que nunca han tenido mascota: es una responsabilidad ENORME, así, en mayúsculas.

Los que soléis leerme, sabéis que tengo un cócker canela llamado Joe (+). Lleva media vida conmigo así que es una parte imprescindible de la familia, pero con él he aprendido que tener mascota no es fácil:
- Entre paseo, higiene y comida, tengo que dedicarle al menos una hora y media al día. Todos los días. Y da igual que esté lloviendo a mares, que tenga que hacer mil cosas del trabajo o que esté enferma, él siempre va a necesitar esa hora y media al día y eso no es negociable.

- Respecto a los gastos, entre vacunas, tratamientos (es un abuelete y necesita ciertos cuidados), alimento y peluquería, tenerlo me cuesta unos 30 euros al mes. Como mínimo.

- Un perro es prácticamente un lobo. Es un animal, y no se le puede tratar de otra manera. El mío, como  muchos otros cóckers, tuvo un ramalazo agresivo cuando cumplió los 3 años y me tuve que plantear seriamente si sacrificarlo. Fue una de las épocas más difíciles de mi vida. Al final acudí a un veterinario con conocimientos en psicología canina que me comentó varias técnicas para reducir su agresividad: además de castrarlo, me indicó unas pautas de adiestramiento muy estrictas que siempre debo cumplir. Después de muchos años siendo extremadamente tajante y cuidadosa, ya no es un perro agresivo, pero me ha costado sangre, sudor y lágrimas conseguirlo. 
Os cuento esto porque muchos adoptan un cachorro y lo tratan como si fuera un peluche. Ojo, no lo es. Es un animal, que te aportará mucho, pero necesita que lo traten como lo que es. Por eso creo que los animales no se deben regalar: si alguien va a adoptar una mascota, tiene que ser una decisión muy (pero que muy) premeditada, porque hacerlo implica un contrato que te va a atar a ese compañero durante muchísimo tiempo, para lo bueno y para lo malo.

Se acercan las navidades, y en esta época más de uno peca de inconsciencia y opta por regalar un cachorrito peludín... Y claro, cuando el "peludín" deja de ser tan "cahorrito" y empieza a romper cosas y a hacerse pis por todas partes o hay que gastarse 100 euros en vacunas, llegan los dramas...

Respecto a las adopciones, con la historia de Indy y Noe quería transmitiros un mensaje muy importante: como ella, hay muchísimos animales que buscan un hogar. Las perreras y los refugios están repletos. Por eso creo que no se deben comprar mascotas. Fomentar el comercio de animales me parece una aberración cuando hay tantos bichillos tan guapos y cariñosos como Indy deseando tener una familia.

En resumen, y para que quede claro:
  1. Si quieres compartir tu día a día con una mascota, tienes que planteártelo detenidamente porque es una responsabilidad ENORME.
  2. Y, por supuesto, no la compres: infórmate sobre los refugios y casas de acogida de tu ciudad y ADOPTA. Ahorrarás dinero y ganarás a un compañero de cuatro patas que te entregará su amor de forma incondicional. Y, probablemente, estés literalmente salvando una vida.
Para terminar, me gustaría dar las gracias a Nini y a tantas otras personas que, como ella, no miran para otro lado cuando ven sufrir a un animal. Me parecéis héroes.

Sobre Noe, poco más puedo decir que no sepa, como que la quiero mogollón y le agradezco muchísimo que me haya permitido hablar de ella y de su bichillo, así que sólo me queda hacer una cosa antes de dar por zanjado el post y desearos un feliz inicio de semana: invitaros a descubrir lo que nos han preparado los demás blogs de contenido propio de la comunidad "Hoy Compartimos":

http://hoycompartimoselblog.blogspot.com.es/

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html
http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page.html

You Might Also Like

38 COMENTARIOS

  1. Que linda historia la de la perrita Indy y la suerte que tuvo con tu amiga.
    Y estoy de acuerdo contigo en que tener una mascota es una responsabilidad enorme, que bueno que decidiste no sacrificarlo en su momento, a veces ellos solamente necesitan paciencia y atención :)
    Besos,
    Angela

    ResponderEliminar
  2. Marta me ha encantado tu post!! Hay pocas personas como Noe , que lo darian todo por salvar a un bichito. Que bien que lo hiciera sino el pobre estaria sufriendo por la calle y acabaria muriendose de dolor.NO SÉ COMO PUEDE HABER GENTE ASI!!! Mi ex cogio un rottweiler de una tienda de animales (fue para comprar comida para el hamster y volvió con un perro). Una chica lo habia comprado porque era mono ,cariñoso (todos los cachorritos lo son) , pero no se habia informado bien sobre la raza y pensaba que siempre se iba a quedar pequeño...asi que lo venia a devolver a la tienda (como si nada...como si fuera una camiseta que no te viene bien...argggg).. Como mi ex es amante de los animales como yo se lo llevó a casa,ya que vete a saber que hubieran hecho con él...porque en la tiendo no lo querian(también que poco animalosos serian). Asi que con mucha educación y cariño fuimos felices con el perrito,hasta que a los 10 años murió por enfermedad. Asi que concluyendo....es bueno que se conciencie a la gente del porque comprar o adoptar un animal.
    Un beso para los cuatro!! Incluyendo a los dos bichitos!!

    ResponderEliminar
  3. Qué histora tan bonita!!! Sabes?? A mí me dan miedo los perros, sino ya hubiese adoptado...
    Me alegro que Indy se recuperase y que haya encontrado a tu amiga Noe.
    Gracias por este post.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  4. Es una historia preciosa, de las que hacen suspirar de alivio y ponen una sonrisa en la boca. Indy es una monada y al fin tiene la vida que merece gracias a personas como Nini y Noe.
    Un beso

    ResponderEliminar
  5. Vaya forma tan chula de empezar la semana! Me ha encantado y me parece que tienes tantísima razón! Un buen mensaje que hay que transmitir sí o sí con las fechas que se nos acercan. Un besazo!

    ResponderEliminar
  6. Estoy emocionadísima, aplaudiendo y todo yo sola en el salón!!! me ha encantado la historia de Indy y Noe.

    ResponderEliminar
  7. Qué preciosidad la historia!! Estoy totamente de acuerdo que mantener a un animal es una responsabilidad enorme y que el cariño que se les toma es brutal

    Buen lunes

    WomanToSantiago

    ResponderEliminar
  8. UUUUf, que historia, madre mia, que suerte han tenido de encontrarse! Me ha emocionado un monton!! Estoy completamente contigo en tu mensaje, a los perros se les tiene que educar, darle cuidados, limites y limitaciones, no son maquinas, ni juguetes. Y si no te gusta, tirarlo o regalarlo es o es intolerable, no es una cosa, es un ser vivo que ha de estar al cuidado de alguien a fin a el.
    Muchos besos y mil gracias por compartir esta preciosa historia!!
    Nika

    ResponderEliminar
  9. Me has emocionado, que hermosa historia, y que suertudas ambas :)

    ResponderEliminar
  10. ¡¡Bravo Marta!! Me ha gustado muchisimo la historia de Indy y Noe pero sobre todo me ha gustado la reflexion que has hecho al final. Tendria que ser de obligada lectura antes asumir la responsabilidad de adoptar un animal que te va a dar toda su fidelidad.
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. ¡Qué historia tan bonita! Me ha encantado conocerla y ver lo feliz que es ahora Indy. Y el epílogo simplemente genial ;)

    ResponderEliminar
  12. No puedo estar más de acuerdo con tus palabras, las mascotas son una responsabilidad que no puedes eludir cuando te cansas, pero si estás convencido de tenerla, te va a aportar cosas maravillosas. Me ha emocionado mucho la historia de Indy y Noe, olé por las dos!! Un besito y feliz semana!

    ResponderEliminar
  13. Uff, los animales son lo mejor. No te imaginas lo que echo de menos a mi perrita Starla.....15 años y medio con nosotros, y ya va a hacer 2 el 1 de marzo que nos dejo. A mi aún me falta algo en casa.....No entiendo a la gente que los abandona, nunca la entenderé.....
    A mi me encantan los pomerania, son peluchinos, pero de volver a tener perrete me iría a adoptar a una perrera.
    Feliz lunes!!!!

    ResponderEliminar
  14. Marta para muestra un boton!!!, vaya historia que nos has contado, tan real como la vida misma, me quedo con lo bueno y la carita de felicidad de ese bichito lleno a tope de agradecimiento a su dueña!!

    Un saludito!!

    ResponderEliminar
  15. Una historia preciosa la de Indy y Noe, y por lo que veo vuestra amistad es igual de bonita, felicidades por tener una amiga así. Me ha encantado! Besos. Bea

    ResponderEliminar
  16. Una historia increíble!! y me ha encantado todo lo que has comentado al final... Yo también soy mamá de un perrete, Bruno y después de muchos quebraderos de cabeza... no sé qué haría sin él... Besote!

    ResponderEliminar
  17. Qué historia tan bonita!!! Completamente de acuerdo en que los animales no se deben comprar y que el hecho de compartir tu vida con un animalito tiene que ser una decisión muy pensada. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  18. ¡¡Que bonita historia!! Que bien que tuviese un final feliz :)
    Tienes toda la razón, no es solo los mimitos y los juegos, sino muchas mas cosas... por eso mi pareja llevaba 4 años pidiéndome un perrete y yo no me veía con tanta responsabilidad hasta ahora y no me arrepiento de la decisión por muy trastillo que sea :P

    Besitos ^^,

    ResponderEliminar
  19. Dios mio!! qué historia más impactante!!! la verdad que la gente se pasa mucho con los animales... menos mal que hay otra gente que rehabilita a estos animales!! un besote y aplauso a mi tocaya!! plas, plas!! con gente así merece la pena!!
    Besito!

    ResponderEliminar
  20. Madre mía!!! Pobrecita! Cuanto me alegro que ahora este bien, querida y tratada con respeto. Me indigna tanto que hagan esas cosas pero vamos a quedarnos con lo bonito de la historia.

    ResponderEliminar
  21. Afortunadamente hay gente como tu en el mundo... Felicidades por esta linda familia

    Un besote, Mamen.

    ResponderEliminar
  22. La historia de Indy y Noe me ha conmovido. Suerte que tiene un final feliz, que bien que se encontraron la una a la otra!! Como dices, tener una mascota (y más si es un perro) no es nada fácil por toda la responsabilidad que conlleva, pero trae alegría a la vida y eso no hay dinero que lo pague :D

    Un besote!

    ResponderEliminar
  23. Ay Marta, las vueltas que da la vida!!. En mi caso rescaté a una gata con una gran herida parecida a la que enseñas y ahora se recupera muy bien...
    Bss

    ResponderEliminar
  24. Que historia tan increíble, yo adopte a mi perra en un kilo shelter en los estados unidos. La iban a poner a dormir y nosotros la adoptamos, se suelen adoptar mas rápido los cachorros que los perros grandes..la mia ya tiene como 7 años y la tenemos desde los 5
    Saludos

    ResponderEliminar
  25. Hola Marta Hermosa Historia con mayúsculas, la responsabilidad de tener una mascota es grande es algo que se debe de enseñar e inculcar en el hogar y en la escuela, Indy es bella, besos

    ResponderEliminar
  26. Un 10 a este "Hoy compartimos". Me ha encantado la historia, afortunadamente con final feliz, de Noe e Indy. Y por supuesto todo lo que has contado después de tu propia experiencia en cuanto a cuidados y demás... Totalmente cierto. Si todos lo pensásemos un poco más antes de dar el paso... Un perro no es un juguete.

    Gracias por esta entrada tan especial.

    Feliz día♥
    María {La cajita de música}

    ResponderEliminar
  27. Que bonita historia y sobre todo que bien las cuentas. No hay que cansarse de recordar estas cosas, porque luego son los pobres animales los que salen perdiendo.
    Besos

    ResponderEliminar
  28. ¡Qué preciosa historia y con final feliz!
    A ver si se animan muchos a adoptar después de leerla.
    Un achuchón a Don Joe (ayyyy, esas fotos en la ducha) y un beso enorme para ti desde el norte, guapa

    ResponderEliminar
  29. Me he emocionado mucho con tu historia, ambos han sido afortunados por encontrarse, Indy doblemente por encontrarse a esos dos ángeles en su camino, quien le recogió y removió roma con santiago por conseguir el dinero para tratarlo y sanarlo y su otro ángel, tu amiga, que le aportado esa seguridad que tanto necesitaba.

    Tu epílogo me ha parecido sencillamente SENSACIONAL.

    Besazos y agradezco este post tan currado, es una maravilla encontrarte con cosas así.

    ResponderEliminar
  30. aixxx....la historia es preciosa. Me siento identificada .... por dos cosas, porque mi perrita tampoco tuvo una vida fácil antes de que nuestros caminos se cruzaran....y auqnue ella se adaptó desde el momento cero a osotros como si fuéramos familia desde siempre.....tiene mucho miedo a los ruidos, y al principio paseear con ella por la ciudad era un suplicio..hasta llego a escaparse (las peores horas de mi vida hasta que la recuperamos)poruqe siente unmiedo irracional que la lleva a huir.... DEspues de muuucho esfuerzo por parte de ella y de nosotros, paseos complicados, muchas chuches y trozos de queso dados en momentos estratéjicos y visitas a etólogos ya diestradores hemos conseguido que los paseos con Vilma sean prácticamente normales. Es feliz , sale contenta a la calle y eso me hace inmensamente feliz...me sentia fatal al verla sufrir durante el paeo..... no hay nada que el amor y el esfuerzo no pueda superar.
    Quería felicitarte por la decisión de darle otra oportunidad a tu perrete....has demostrado mucho amor y responsabilidad. Felicidades!!!!!

    ResponderEliminar
  31. Qué historia tan triste y bonita a la vez. Todos los animales que han pasado por mi casa son adoptados, me encantaría presentarlos y contar su historia pero esta vez voy apuradísima de tiempo. La decisión que tomaste fue la correcta, lo fácil hubiera sido el sacrificio ( dentro de lo tremendo que es tomar esta decisión). Un besazoooo!!.

    ResponderEliminar
  32. Qué historia tan, tan bonita. Qué suerte tuvo Indy después de su desgracia. Y qué generosa Noe al decidir darle un hogar a Indy. Si pudiera le daría un abrazo a cada una y otro a tí por compartir con nosotros esta historia.

    ResponderEliminar
  33. La verdad es que son geniales... lamentablemente no podré tener ninguna mascota hasta que me independice de mis padres (mi madre no quiere absolutamente nada)... así que espero poder mudarme pronto, de aquí a dos años quizás... jajaja

    Un beso!!

    ResponderEliminar
  34. Qué bella historia y muy buena reflexión sobre la tenencia de mascotas.

    un abrazo

    Lai
    http://asicomolopienso.com/2014/11/24/hoy-compartimos-mascotas/

    ResponderEliminar
  35. Vaya historia, madre mia. Hijosde... hay en todos lados, y como decía en otros post, ojalá el carma les devuelva la maldad con la que han tratado a los animales.

    Por suerte tenemos muchos héroes anónimos que ayudan y salvan animales de forma incansable.

    Un besazo y gracias por compartir!!

    Laura

    ResponderEliminar
  36. Me has tocado la fibra sensible con la historia.
    Estoy completamente de acuerdo contigo...
    Mis bixis también han sido todos adoptados ^.^
    Besicos

    ResponderEliminar
  37. Es preciosa la historia *.* Me he emocionado muchísimo! Yo tengo una gatita a la que maltrataban también.. y le costó muchos meses aceptarnos porque siempre estaba muerta de miedo. Pero ya es feliz! Y lo soy yo al ver que le hemos ayudado a vivir como se merece ♥♥ Besotes!

    ResponderEliminar
  38. Me ha encantado este.post.
    Una historia con un principio triste, por Indi, y un final feliz.
    Un besote y enhorabuena a todos los q.habeis participado para q Indi viva y sea feliz.
    Besitos!

    ResponderEliminar