Miércoles de CCCine: esos locos bajitos

Fui una niña relativamente buena: me comía las espinacas, no solía armar jaleo y miraba a ambos lad...

Fui una niña relativamente buena: me comía las espinacas, no solía armar jaleo y miraba a ambos lados antes de cruzar la calle. Eso sí: de vez en cuando hacía alguna trastada, como cualquier niño, y me reñían. Me reñían mis padres, mis tíos, mis abuelos. Me reñían los maestros, los vecinos, los conocidos. Pero también me reñía, si tenía que hacerlo, el conductor del autobús del cole, la señora de la biblioteca o un abuelete en el parque. Porque los niños son eso, niños, y los adultos (todos) tenemos que ayudarles a convertirse en personas cívicas y responsables, ejercer de modelos, protegerlos y educarlos. Insisto: TODOS.

Ojito con llamarle la atención a un niño ahora, que menudo disgusto te puedes llevar... Yo, al menos, he vivido situaciones disparatadas como ver a un mico tirar un papel al suelo, llamarle la atención muy educadamente para enseñarle que eso no se debe hacer, y que la madre intente comerme. En resumen, estando así las cosas, si ves a un crío liándola parda lo más fácil es mirar para otro lado.

No quiero ser catastrófica, pero respecto a este asunto en la actualidad tenemos un gran problema: educar está en la tribu, y la tribu está tocando los tambores. Hemos perdido el norte. Lo compruebo cada día, cuando mis alumnos me cuentan que son incapaces de estudiar, concentrarse en algo o leer porque están todo el día enganchados al whatsapp, cuando descubro el tipo de videojuegos de ipad que se descargan mis sobrinos, cuando paseo por calles y parques vacíos de gritos y juegos de balón... En serio, esto no es normal. Los estamos educando mal. O mejor dicho, no los estamos educando. Y si seguimos así, se convertirán en adultos con déficit de atención, caprichosos, con problemas a la hora de interactuar en sociedad y una percepción equivocada de lo que está bien y lo que está mal.

Pero yo hoy de lo que quiero hablaros es de cine...



¿Suena muy pureta decir que las películas de ahora no son como las de antes? Pues, si es así, me da igual porque es lo que pienso. El cine infantil actual (como los dibus, los videojuegos o casi todos los productos dirigidos a los peques) no aporta NADA. No desarrolla historias entrañables, no hace reflexionar sobre ningún tema importante, no transmite valores. En general es una sucesión de sketchs vulgares, a menudo con un sentido del humor más adulto que infantil, a veces escatológicos o con referencias sexuales muy explícitas (y mal planteadas, que es lo peor), y por supuesto, violentos.

Nuestras pelis y dibus (Los Goonies, El gigante de Hierro, David el gnomo...) no tienen nada que ver con lo que se hace hoy. Y el caso es que en realidad siguen gustando, así que se podría seguir haciendo cine en la misma línea: o sea, que no es que los niños han cambiado y ya no les gustan las pelis en las que se habla sobre la amistad o la ecología, no, es que a los adultos nos ha dado por crear y poner a su alcance otro tipo de cine no apto para mentes inocentes.

La película que os traigo hoy, La Princesa Prometida, es uno de esos clásicos de culto que no pasan de moda y siguen engatusando a los pitufos (y los mayores). Y, como el viernes es mi cumpleaños (¡¡¡33 ya!!!) y era mi preferida de peque, esta es mi propuesta para este Miércoles de CCCine.


Efectivamente, soy una de esas fans-frikis del Hola, soy Íñigo Montoya... ¡Hasta tengo una camiseta con ese lema! ¿No os parece una de las frases más geniales de la historia del cine? Es que esta peli tiene muchos puntos a su favor: el argumento tan entrañable, los actores, esa atmósfera de cuento... ¡Me encantaba!

Por cierto, ¿habéis visto cómo está el "prota" guaperas? Madre mía lo que le hace a algunos el paso del tiempo...



En fin, no me enrollo más y paso al menú de cccine de hoy. En mi casa era común hacer merienda-cena porque me acostaban temprano, como tiene que ser (escucho a mis vecinos poner a cenar a sus hijos a las 10 y me parece alucinante). Así que mi menú ideal para esta peli consiste en una merienda-cena muy simple pero que por entonces me chiflaba:


Un gran vaso de Cola Cao (muerte al Nesquik) con leche fría, un bocadillo calentito de queso con mantequilla y, de postre, melocotón. Os prometo que mientras escribo esto se me hace la boca agua de pensarlo, vaya, que me apetece más esta combinación que una langosta jajaja. Si es que los adultos nos comemos el coco para preparar una comida súper sofisticada cuando muchas veces apetece más un bocata como los antes, ¿verdad?


Esta noche he quedado para cenar y ver una peli con dos bloggeras jóvenes, dinámicas y divertidas: Amaia (Amakuyi) y Noelia (Con A de Alion). Respecto a sus propuestas de cine + menú, sólo sé que tratarán sobre la inocencia, así que me muero de curiosidad por ver cómo lo han enfocado. ¿Vamos a descubrirlo?

http://utopiaileon.blogspot.com.es/http://amaiabarrenez.blogspot.com.es/

Por cierto, ¿te gustaría ser el blog invitado en la próxima cita cinéfila? Pues pincha en el banner y hablamos ;)

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_7.html


Fuente de las imágenes: fotogramas de la película (1, 2, 3, 4 y 5), cola cao, bocadillo, melocotones.

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html

You Might Also Like

23 COMENTARIOS

  1. jajajaja PELICULÓN!!! otra de la que nos sabíamos todos los diálogos!!!
    Te ha faltado un dato curioso que los seguidores de HOMELAND nos quedamos de piedra: IÑIGO MONTOYA es Saul Berenson!!! jajajaja, me costó creerlo hasta que me puse a comparar!

    Por cierto, yo soy de las madres que intenta educar a sus hijos a la vieja usanza, de una forma similar a la que me educaron a mí: poca tele, más cuentos y dibujar, casi nada de maquinitas (reconozco que hoy en día es muuuuy complicado pero lo intento- e incluso intento que mis hijos no me vean con el móvil para no "darles ejemplo") o respeto a los profesores (que ese tema da para un post entero y quien mejor para saberlo que tú misma).

    Un besote y gracias por dejarme participar :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaajajaja! Sí yo también me quedé flipada cuando vi que Saul era Iñigo Montoya!! Qué fuerte! ;P

      Eliminar
    2. Jarl, no he visto nunca esa serie, voy a cotillear...

      Eliminar
  2. ¡¡Pedazo de peli!! ¡¡La hemos visto yo que se las veces...y a las niñas ya se la hemos puesto!! Respecto al tema educativo tienes toda la razón: nosotros educamos a nuestras hijas de forma parecida a como nos educaron a nosotros: en la educación y el respeto, en que hay unas normas en casa que son innegociables y en que las cosas hay que ganarselas con trabajo y esfuerzo, pero me temo que cada vez somos menos. Gracias por un miercoles de cine tan chulo. ¡¡Por cierto: hoy de cenita cola cao, bocata y fruta!! ;)
    Besitos

    ResponderEliminar
  3. Ay! Me has tocado la fibra con "La Princesa Prometida" ME ENCANTA"
    Yo también flipo con la mala educación en la calle, pero no sólo con los niños, también he visto a muchos adultos abrir la ventanilla del coche para tirar algo como si tal cosa...
    Y en cuanto a las pelis de niños no estoy del todo de acuerdo, creo que sigue haciéndose cine para ellos, lo que ocurre es que muchas veces los padres no se molestan en mirar si la peli es adecuada para la edad de sus hijos o no y a ver si nos enteramos de una vez que una peli de dibujos animados no siempre es para niños...
    Ah! Y muerte al Nesquik! ;P
    Me voy a ver las otras propuestas!!
    Bsos
    Leo

    ResponderEliminar
  4. Pedazo introducción a la entrada de hoy! Me ha encantado y coincido en todo! También con Noelia yo procuro que mis 3 fieras tengan una educación parecida a la que tuve yo (somos 4 y no tengo ningún trauma derivado de la educación que me dieron). También intento que los ratos libres, sean para jugar, divertirse, compartir, charlar, escuchar y no sólo mirar atontados una pantallita u otra más grande en la que la mayoría de los diálogos que escuchan no entienden pero luego los repiten como loros....ay madre! Que tarea más difícil, pero qué importante!! La anécdota del papel me ha ocurrido tal cual, pero sigo insistiendo....jejeje. Un besazo y gracias otra vez por la oportunidad! Me ha encantado!!

    ResponderEliminar
  5. Los pelos como escarpias al leer lo que nos cuentas de tus alumnos, pero es la realidad de cómo son los niños en la actualidad! Qué identificada me siento con eso de las meriendas-cenas! jajaja. Yo lo sigo hacien actualmente en casa con el enano!

    Besos

    WomanToSantiago

    ResponderEliminar
  6. Marta esa peli me suena pero ahora mismo no caigo...voy a ver si puedo refrescar la memoria....será porque tengo unos pocos años más que tú...y la memoria me falla....
    Al menú me apunto enseguida!! El bocadillo de queso mi preferido!!Jejeje
    Educación? Hoy en dia ya no saben que es eso...mi madre siempre dice...dejame a ese niño una semana y verás...jejeje. Ojo con darle un cachete hoy en dia a un niño...te denuncia!!!
    Pobres parques ,sino fuera por la gente a partir de los 30 que los llena ,haciendo deporte,caminando,leyendo...se quedarian vacios!!!
    Un besazo guapa!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Siiiiiii!!Ya está!! Acabo de ver el trailer!! Ups!!

      Eliminar
  7. Yo estoy convencida que los padres de antes eran mejores padres, no tenían tantos rollos y tantas culpas y por lo tanto no se sentían mal a la hora de corregir y educar, ya veo que la crisis con la juventud no es solo patrimonio de un país sino mas bien, mundial! WOW! En cuanto a la peli, no puedo opinar por que no la vi pero igual disfruté de tu post y de tu sandwich de queso!

    ResponderEliminar
  8. Cuanta razón en tu introducción!!! yo me pongo mala con ese tema!!!
    Ale, me voy a ver las pelis de tus invitadas!

    ResponderEliminar
  9. Realmente han cambiado las cosas, tenemos menos tiempo que antes?, menos paciencia?, el día sigue siendo de 24 horas?... hay algo que nos hemos perdido. Recuerdo esa pelí, verla con mis hermanos y quedarnos tontos y quietecitos aunque prefiero los Goonies porque recuerdo que nos partíamos de risa y quedábamos agarrados al sofá.
    Bss

    ResponderEliminar
  10. Oooh, hace ya mogollón que la vi por última vez...Estaré atenta estas navidades a ver si la ponen jejeje
    XOXO

    ResponderEliminar
  11. Soy Íñigo Montoya. Prepárate a morir!! Jajajaja. Es una frase sublime, sin duda. A mí las pelis infantiles de ahora me gustan pero, claro, las veo con ojos de adulta, que no es lo mismo. Sinceramente, sí creo que las pelis y los dibus de antes eran mejores y transmitían más valores. Un besote y disfruta de tu planazo!!!

    ResponderEliminar
  12. jajajajjaj...me meo!!! Ayer mismito puse en el calendario de adviento para un viernes una notita con plan de peli y merienda cena con palomitas y pensé en que fuera la PRINCESA PROMETIDA porque mi princesa todavía no la ha visto y a sus aitas (nos) nos encanta!!! Vimos juntas E.T y al final lloramos a moco tendido y La Bruja novata, Mery Poppins...lo de la educación...sin más comentarios, a veces siento que en mi casa vamos contracorriente, vamos a cenar cuando la gente casi sale, queremos un cumple casero cuando vamos al txikipark en los del resto...etc,etc...cuesta, pero también tengo que decir que con los horarios de locos que llevamos los adultos, a veces es muy difícil tener unos horarios de niños, la palabra mágica de la conciliación que nunca se cumple.....y bueno, ahora también hay pelis infantiles buenas y con valores pero suelen estar fuera de lo comercial y hay que rebuscar...voy a ver las otras propuestas!!!!

    ResponderEliminar
  13. Qué bonita la pelicula, para verla con el bocata!! y lo de la educación como lo cuentas, así es, una pena lo que se ve y lo peor es que encima se creen que eso es lo normal.
    Un beso!!

    ResponderEliminar
  14. Perdón, pero "la frase" de la película es cuando Buttercup le dice a Westley "muchacho, baja ese cántaro" y él le contesta "como desees"....creo que yo he visto la película en una etapa vital diferente, en la que me importaba más el lío amoroso que la aventura. Es el colmo del romanticismo, poder resucitar por el amor verdadero y tiene uno de los mejores besos e la historia del cine, por no hablar de la banda sonora de Mark Knopfler..
    Como ves soy aún mas friki que tú, ja,ja la he visto montones de veces y no me canso.
    Respecto a la educación prefiero ni hablar, tengo 3 adolescentes en casa y son majos, pero me cuesta horrores luchar contra el entorno, porque soy bastante tradicional respecto a las normas básicas.
    Besos, guapa.

    ResponderEliminar
  15. Peliculón donde los haya...
    ¡Es que todos nos sabemos el diálogo de memoria?
    Pero el mejor recuerdo para mi de esta peli es la música... Cuando me casé, mi padre (forofo de Mark Knopfler y de toda la buena música),que tenía el CD con la banda sonora de la película, me dio una sorpresa preciosa al salir hacia la iglesia: había preparado la canción "Once Upon a Time... Storybook Love" en el CD del coche... <3 <3 <3
    ¡Un besote!

    ResponderEliminar
  16. "Me llamo Iñigo Montoya y tú mataste a mi padre" Peliculón bueno éste!

    ResponderEliminar
  17. ¡Peliculón donde los haya, Marta! Y que en nuestras casas hemos visto muchas veces en familia, cómo debe ser. Nos quedamos con ese menú, no hay nada más rico en el mundo mundial que un bocata. Por cierto, que pena del "prota" guaperas, ¡nos hemos "quedao" muertas...!

    Muchos besos de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  18. Me encanta la peli, y el menú!!!. Sobretodo fácil y rápido. Oye, cómo se estropean los cuerpos no???. Un beso

    ResponderEliminar
  19. Nada que añadir a la entrada, peliculón y muy de acuerdo en lo que decis excepto una cosa. Respecto a la hora de acostar a los niños. Mi peque tiene 1 año y se acuesta a las 11 xq o come con nosotros y lo mismo o no come (huelga decir que nosotros nos adaptamos a ella y comemos sanp y casero). Y x otro lado duerme lo que duerme, o se acuesta a esa hora o a las 5 me canta x bulerias. Y a partr de eso, en cuanto me incopore al trabajo, si estoy de tardes llego a esa hora, ¿no puedo llegar ni a los cuentos?
    Un abrazo y graciaa por tus aportaciones
    Mama nube

    ResponderEliminar