In & Out III

Aristóteles fue uno de los primeros intelectuales en subrayar el carácter social del ser human...


Aristóteles fue uno de los primeros intelectuales en subrayar el carácter social del ser humano. Su teoría, que sería apoyada por la mayoría de las corrientes filosóficas posteriores, era que hombres y mujeres, por nuestra propia naturaleza, tendemos a formar colectivos y vivir en comunidad, tal como hacen algunos animales (él menciona a las abejas), pero de una manera mucho más compleja, estableciendo sistemas culturales con engranajes políticos.


Se trata de una cuestión por la que han mostrado interés prácticamente todas las disciplinas sociales, como la psicología o la antropología. Por ejemplo, el estudio de los restos arqueológicos ha demostrado que uno de los principales factores que fomentó la evolución de nuestra especie es, precisamente, la vida en comunidad, pues esta permitía el reparto de tareas, la supervivencia de los individuos más débiles, etc.


Pero esta entrada no trata sobre filosofía, ni arqueología, ni siquiera sobre el carácter social del ser humano. En realidad, esta entrada trata sobre cuando mi vecina escucha 15 veces seguidas el disco de Pablo Alborán a la hora de la siesta, pasa la aspiradora el domingo por la mañana o pone una lavadora a las 12 de la noche y tiende la ropa chorreando, empapando la mía cuando está casi seca. En definitiva, esta entrada trata sobre cuando mi vecina me toca el coño me fastidia.


Que nadie me entienda mal: no es la peor vecina del mundo, simplemente es esa vecina que todxs tenemos y de vez en cuando nos hace convertirnos en una persona antisocial, una "bestia" si usamos la terminología de Aristóteles, y desear con todas nuestras fuerzas trincar al perro y quizás al churri -si se porta bien-, e irnos a vivir lo más lejos posible de la civilización, por ejemplo, a esta "cabañita" que hoy os muestro, que han sabido integrar en ese entorno tan extraordinario en el que se ubica gracias a un estilo totalmente austero con el que destacan aún más las vistas panorámicas del paisaje.

Fuente: Mw | Works

¡Feliz lunes!




Descubre otros contenidos de CyN en FACEBOOK  |  GOOGLE +  |  TWITTER  |  BLOGLOVIN  |  PINTEREST

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html

You Might Also Like

16 COMENTARIOS

  1. ¡Todos hemos pasado por ahì, Marta..! Una de nosotras tuvo incluso que insonorizar la pared de su dormitorio, pues era imposible conciliar el sueño con el ruido que hacían los vecinos. Así que más paciencia que un santo, y, cuando no puedas más, piensa en esa "cabañita".

    Muchos besos de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  2. Menuda casa, me chifla, aunque por la noche reconozco que igual me daría algo de miedito.

    ResponderEliminar
  3. jaja una buena solución esa cabaña de ensueño.
    me parece que la lacra del vecino toca hu..vos, lo tenemos todas.
    un saludo y feliz semana

    ResponderEliminar
  4. Madre mia, yo no necesito tener una vecina tocapelotas pa irme allí eh, me voy sola, por voluntad propia, con una sonrisa de oreja a oreja, cantando y dando saltitos jajaja

    ResponderEliminar
  5. Yo podría vivir alejada de la comunidad perfectamente. Sin vecinos (sobre todo en una casita como esa) pero, eso sí, con conexión a Internet. Jajajaja. Besotes!!!!

    ResponderEliminar
  6. ¡¡Parece que en toda comunidad de vecinos viene incluido el escandaloso de turno!! Estas imagenes nos hacen evadirnos de tanto mundanal ruido ;)
    Besitos

    ResponderEliminar
  7. Jajajajaja!! Ainsss lo que daría yo también por salir de mi comunidad a una casa como ésta u otra perdida por esos Caminos a Santiago!

    Feliz lunes

    WomanToSantiago

    ResponderEliminar
  8. Creo que esa vecina viene con el edificio, porque en todas las comunidades hay una. A pesar de eso (y de que esta casa y esas vistas me vuelven loca), me quedo a vivir en mi bloque o en uno similar. Las casas idílicas como las de la imagen suelen estar en lugares alejados y solitarios, y aunque me parecen ideales para pasar un finde de relax, a mi me va el jaleo, el ruido y el jolgorio... jejejeje

    ResponderEliminar
  9. Es así Marta, los vecinos vienen con ruido y molestias incluidas y de vez en cuando a todos nos apetece huir del contacto vecinal!!
    Bss

    ResponderEliminar
  10. Yo me iria a esa cabañita aunque no tuviera una vecina pesada!!! Por suerte mis vecinos están un poco mas lejos y se portan bien...
    Un beso y suerte con tu vecina ,a ver si lee esto y se da por aludida la j.....!

    ResponderEliminar

  11. Amei conhecer o seu blog, já fiquei por aqui!!!Achei maravilhoso!!!
    Visite-me:http://algodaotaodoce.blogspot.com.br/
    Siga-me e pegue o meu selinho!!!

    Obrigada.

    Beijos Marie.

    ResponderEliminar
  12. Te entendemos 100% Y además con un sitio tan ESPECTACULAR como este... ¿quién quiere vivir en la civilización? Te relajas sólo con verlo

    ResponderEliminar
  13. Jajaajajaja!!! ;D
    Yo por ese casoplón me vuelvo hermitaña... ;P

    ResponderEliminar
  14. Que pasada poder desconnectar una temporada en un sitio así :)

    ResponderEliminar
  15. Yo también me iría a un lugar así! La cabaña es impresionante.

    ResponderEliminar
  16. Ummm.... A mi también me ha tocado una vecina odiosa. De esas que se pone a discutir con el marido a las 6 de la mañana....
    Pero aunque no viviera debajo de ella me iba a esa cabañita ahora mismo! ;)

    ResponderEliminar