Antes y después: Dignificar el pasado

Han pasado exactamente 10 años desde que compré mi casa, pero aún recuerdo perfectamente...


Han pasado exactamente 10 años desde que compré mi casa, pero aún recuerdo perfectamente la primera vez que la vi. Después de que el agente de la inmobiliaria me la enseñara, le pedí que me dejara unos minutos a solas y me tumbé en ese suelo tan bonito boca arriba, mirando las vigas y escuchando.

Fue como volver al pueblo: a pesar de estar en el centro de la ciudad, sólo se oía a los pajaritos de la señora del bajo. En ese momento decidí que me daba igual que estuviera hecha polvo (de hecho, ya os he contado alguna vez que me encantan las casas abandonadas): definitivamente ese iba a ser el lugar donde construiría mi hogar.


Luego me di de bruces con la realidad porque rehabilitar una vivienda con varios siglos de historia es MUY complicado. ¿Cómo encontrar un equilibrio entre el respeto de su pátina y la forma de vida actual?

A lo largo de estos años he aprendido que en un edificio antiguo ni las tuberías ni los cables ni los tabiques están donde a ti te gustaría, que la distribución es a menudo absurda, que en muchas ocasiones tienes que sacrificar la comodidad y adaptarte a sus características en lugar de construirla teniendo en cuenta tus necesidades.

Por eso  valoro especialmente las reformas en las que se consigue crear un espacio actual, práctico y atractivo dignificando el pasado. La rehabilitación realizada en esta antigua fábrica textil neoyorquina es un perfecto ejemplo de ello.

Fuente: The Makeunder
https://www.facebook.com/canelaynaranjahttps://plus.google.com/113959360953869424615https://twitter.com/canelaynaranjahttps://www.bloglovin.com/blogs/canela-y-naranja-12728367/http://www.pinterest.com/canelaynaranja/https://feedly.com/i/spotlight/www.canelaynaranja.es

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html
http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page.html

You Might Also Like

13 COMENTARIOS

  1. Pasado y presente perfectamente unidos, Marta.
    Besitos

    ResponderEliminar
  2. Pues me gusta mucho la verdad!, además como tu dices, es muy dificil guardar esa esencia que tienen, pero hay gente que tiene un don para hacerlo y creo que la casa que nos has enseñado encaja a la perfección. Me gusta!!!
    Feliz domingo Marta. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Es una verdadera maravilla lo que han logrado!
    Besos y feliz tarde

    ResponderEliminar
  4. ¡Estamos enamoradas de esta vivienda! Y quién iba a decir que está en NY...

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  5. Ni que lo digas...te encuentras con cada cosa en las reformas...pero bueno si luego la consigues transformar en tu hogar y haces que pasado y presente convivan vale la pena. Tanto en el caso de esta vivienda como en la tuya lo habeis logrado.
    Buen domingo!! Besos

    ResponderEliminar
  6. Desde luego está perfecta, toda una delicia!!
    Bss

    ResponderEliminar
  7. Rehacer una casa es un trabajo duro, que como tu dices no lo sabes hasta que te pones a ello, jeje!! Pero tanto esta reforma como la de tu casa han valido la pena!!!
    Bsts guapa y feliz semana

    ResponderEliminar
  8. Adorable cada uno de los rincones que han creado en esta vivienda, esa zona del diván con la lámpara de pie y ese mueble espectacular me ha encantado
    Bss

    ResponderEliminar
  9. ¡Que bonita esa sensación que describes! Como todo, escoger una vivienda así tiene sus cosas buenas y las menos buenas.Creo que al final el trabajarlo y esforzarte por convertir un espacio en tu hogar y sentirse reflejado, a gust@ y orgullos@, aunque sea poco a poco, es sin duda la mejor de las elecciones. Y ni que decir tiene que desde que te tumbaste en ese suelo, hasta hoy, has conseguido una casa que muchos quisieran ;) ¡Feliz lunes!

    ResponderEliminar
  10. Increíble esos espacios. Te entiendo totalmente, yo también compré una casa para "reciclar". No me asustaba el desafío pero la verdad...me equivoqué bastante y aprendí mucho más de lo que esperaba. Besos

    ResponderEliminar
  11. Te estoy imaginando en el suelo casi levitando!!! Jajajaja.
    Acertaste de pleno, tu casa lleva su historia propia y la que tú estás construyendo en ella.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  12. Preciosa y muy personal, combinando a la perfección pasado y presente. Y la tuya nada que envidiar eh!

    Un besazo!

    ResponderEliminar
  13. Hola Marta!
    Me encantaría ver tu casa tal cual estaba cuando te la encontraste. Mucha gente huye de casas antiguas por las incomodidades que tú comentas: la instalación eléctrica, la distribución... pero el carácter que tienen es inigualable. Las de ahora parecen cajas, todas rectangulares, sin ninguna personalidad. La casa que pones es absolutamente PRECIOSA, los suelos son impresionantemente bonitos y las ventanas también. Un beso

    ResponderEliminar