Mar

Uno de los primeros recuerdos que conservo de cuando era peque es el de despertarme en mita...



Uno de los primeros recuerdos que conservo de cuando era peque es el de despertarme en mitad de la noche durante una acampada en la playa, totalmente desorientada, pero escuchar el sonido del mar y sentirme absolutamente relajada y libre, como en casa.



Por eso ahora que pienso en ello me doy cuenta de que el concepto de mar de quienes hemos crecido con los pies en la orilla no es como el de lxs demás. Para nosotrxs la playa no significa vacaciones, ni verano... Ni siquiera calor.


 Para nosotrxs, hijxs de las olas, el mar es salitre, humedad, aire, marismas, movimiento, paz.


Y muchxs ni siquiera somos capaces de vivir lejos de él porque cuando nos distanciamos de la orilla, nos asfixiamos.

 
Por lo tanto, esta sencilla pero hermosa vivienda chilena diseñada por Felipe Assadi con una estructura totalmente abierta hacia el entorno que la rodea, sería el hogar perfecto para cualquier costeñx adictx al oleaje. En ella los elementos arquitectónicos y decorativos se han simplificado al máximo para conceder importancia únicamente a su principal protagonista: unas vistas prácticamente mágicas del océano Pacífico.

Diseño: Felipe Assadi  | Fotografía: Fernando Alba | Fuente: Home Adore

¿Te apetece sentir el efecto de la sal y el sol en tu piel? No puedo invitarte a unas vacaciones en esta maravilla, pero sí ofrecerte algunas propuestas que te ayuden a conectar con el mar:


Daniela Garreton es la pintora del mar. Nacida en Chile, esta joven artista que actualmente reside en el País Vasco es una apasionada del océano, tal como plasma en sus trabajos.
 


Las sinuosidad de las ondas del mar, las tormentas, el vuelo de los albatros... Cierra los ojos y escucha a Debussy. Su Mer te trasladará directamente a la inmensidad del océano.




Dejando a un lado el recurrente motivo de rayas marineras, te propongo decorar con elementos extraídos de la propia naturaleza marítima: haz un cuadro o una composición con maderas recogidas de la orilla, usa conchas como candelabros o para hacer cortinillas, prepara un centro de mesa con arena... Busca los tesoros que te traíste a casa tras tus últimas vacaciones y crea algo único. El límite está en tu propia imaginación.



Ni se te ocurra darle al "play" si estás en el trabajo o tienes prisa. Espera a esta noche, después de la cena, cuando estés relajadx y el mundo se haya quedado en silencio. Entonces, sólo entonces, llegará el momento ideal para disfrutar de esta interpretación del mar, en forma de micropoesía y vídeoarte, que te transportará durante unos minutos a las costas gaditanas de arena blanquecina.



PD: Tierra.

https://www.facebook.com/canelaynaranjahttps://plus.google.com/113959360953869424615https://twitter.com/canelaynaranjahttps://www.bloglovin.com/blogs/canela-y-naranja-12728367/http://www.pinterest.com/canelaynaranja/https://feedly.com/i/spotlight/www.canelaynaranja.es

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html
http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page.html

You Might Also Like

19 COMENTARIOS

  1. Que bueno es estar sentada mirando al mar y escuchar las olas ir y venir....
    Luego escucharé las propuestas de mar...y pensaré que estoy en esa casa....
    Besos

    ResponderEliminar
  2. Me encanta el contraste que hay entre un lado y otro de la casa, en uno un inmenso mar azul lleno de rocas en la cosa, y por el otro tierra y campo verde!, además, acristalada por los dos lados para disfrutar aun mas del paisaje. Me encanta!!!. Feliz lunes!

    ResponderEliminar
  3. Ohhhhh!!!! Marta, yo soy de esas...enamorada del mar y el salitre. Para mi un día de bajón se soluciona sentándome a la orilla del mar cerrando los ojos y esperando que cada ola se lleve con su vaivén el mal rollo....y cuando estoy de subidon....pues igual....ese sonido me carga las pilas hasta el infinito y mas allá....yo tampoco puedo vivir sin él mucho tiempo.....besazo!!! Increíbles tus propuestas....ummmmm

    ResponderEliminar
  4. Aquí una de interior, que imagina que el sentimiento es parejo, cómo si a mi me alejan de las montañitas no? Este tipo de casas contenedor me flipan, desde bien pequeña, tienen un nosequé, que qué se yo!! Mira, hay un hotel, en las Bardenas Reales de este palo, échale un ojo que yo creo que te gustarán sus habitaciones, con vistas al desierto!! http://www.airedebardenas.com/

    ResponderEliminar
  5. El concepto de la casa, y como se integra en el paisaje molestando lo menos posible, nos resulta de los más atractivo. A nosotras el mar nos seduce y nos asusta a partes iguales, Marta. Una relación un poquito controvertida que se traduce en necesitar cargar pilas en su orilla, pero sin vivir tan cerca de él como esta casa está. ¡Qué le vamos a hacer!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  6. Qué preciosidad, qué relax...yo también adoro el mar y los paseos por la orilla, esta casa es pura relajación. La madera clara me encanta, y también está rodeada de verde...qué más se puede pedir.

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado la casa!! Yo también echo mucho de menos el mar. Como dices, esto de vivir en una ciudad sin salida al mar, ahoga. Un besote!!!

    ResponderEliminar
  8. Yo no soy muy de playita pero el mar es algo que me encanta. Me relaja muchísimo y me carga las pilas. Me encanta olerlo cuando llego a Gijón, siempre inspiro hondo jejeje.
    XOXO

    ResponderEliminar
  9. Yo soy como tú, no puedo estar muy lejos del mar... si no lo paso fatal.
    Me encanta esta casa, aunque me daría miedo por la noche sin cortinas que taparan jejeje

    Besotes

    Silvia
    Miss Greyhound

    ResponderEliminar
  10. ¡Fascinante!! Ya tengo visto el sitio donde quiero una igualita a esta. ;))
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. Umm... ¡Qué maravilloso post!, no sólo por la magnífica vivienda sino por tus palabras...
    Yo soy de tierra adentro y he visto el mar en contadas ocasiones durante las vacaciones, seguramente tienes razón y lo que para nosotros, los de interior, es un anhelo para vosotros es una necesidad vital.
    Lo que es seguro es que una vez lo has visto, el Gran Azul te deja huella para siempre.
    Besos

    ResponderEliminar
  12. nice :) happy Monday!

    http://www.itsmetijana.blogspot.com/

    ResponderEliminar
  13. Ay el mar...olas, salitre y paz a la vez. Se añora un montón Marta. Qué chula la entrada y esas propuestas!!
    Bss

    ResponderEliminar
  14. Opa! Post para todos los sentidos. Amé la casa y los dibujos de la pintora del mar. Ahora, no soy de las adoradoras de la playa en verano. Para mí la playa es un lugar de relax si no hay demasiado sol o gente (que se le va a hacer....soy un poco bicho) y prefiero el campo. Pero vivo con un pez de los que se asfixian lejos del mar, así que siento su dolor y lo comprendo cuando está lejos de la costa. Besos

    ResponderEliminar
  15. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  16. Que bonito me encanta esa costa, las casas, los barcos , esa arena y esa gente , que paz y tranquilidad transmite!!

    ResponderEliminar
  17. Maravilloso post, me ha tenido embobada todo el tiempo. La casa, maravillosa. Los DIY, deliciosos, el de los troncos con los pájaros especialmente.
    Desgraciadamente no nací en ningún sitio con mar, pero soy una absoluta enamorada. Mi sueño es terminar viviendo junto a él.
    Un beso fuerte, cariño.

    ResponderEliminar
  18. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  19. ay no sé que pasa que no puedo publicar, Repito jeje:
    Guauuuuuuu desde pequeña es la casa que más se parece a la de mis sueños. No para vivir pero si para pasar los veranos. No me puede gustar más.

    Por cierto los dibujos de Daniela garroteen me han encantado, gracias por descubrírmela.


    Un besito guapa!!!

    ResponderEliminar