Sobre la suerte de nacer aquí

¡Qué suerte no ser una madre palestina, ni una madre siria, ni una madre afgana, ni un...


¡Qué suerte no ser una madre palestina,
ni una madre siria, ni una madre afgana,
ni una madre kurda,
ni una madre del cuerno de África!
¡Qué suerte no tener que sostener
la muerte de mi hijo en mis brazos…
ese pequeño cuerpo
que se ha muerto sin más,
de hambre, de sed,desangrado,
atravesado, zas, por una bala!
¡Qué suerte no tener que abrazar a mi hijo muerto
mientras mis ojos se resecan, lentamente,
de dolor, de impotencia, de rabia contenida!
¡Qué suerte no tener que sortear cada día
el rostro enjuto y oscuro de la Parca,
y regalarle, esconderle, ocultarle
los rostros malditos de mis hijos,
que han nacido donde nada importan,
donde nada valen, donde nada son…!
Qué suerte, me repito cada día, qué suerte,
mientras mis hijos, tranquilos, duermen su infancia merecida.
Marisa Peña, Indignhadas


https://www.facebook.com/canelaynaranjahttps://plus.google.com/113959360953869424615https://twitter.com/canelaynaranjahttps://www.bloglovin.com/blogs/canela-y-naranja-12728367/http://www.pinterest.com/canelaynaranja/https://feedly.com/i/spotlight/www.canelaynaranja.es

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html
http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page.html

You Might Also Like

16 COMENTARIOS

  1. Que poco valoramos la vida que llevamos. Con que facilidad negamos ayuda, olvidando que la "lotería" de la vida pudo haber sido más dura con nosotros.
    Un beso, preciosa la entrada.

    ResponderEliminar
  2. Estoy con Sara, tendríamos que dar gracias cada día por todo lo que podemos vivir. Siempre nos lamentamos de que si no tenemos trabajo, de que si esto y lo otro y no nos paramos a pensar que somos muy afortunados solo de estar donde estamos. Hay muchos sitios que realmente lo pasan mal y darían lo que fuera para poder vivir la mitad de bien que lo hacemos nosotros. Un gran post reflexivo.
    Feliz día Marta!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ainss, y lo peor es que vivimos de manera frívola, olvidando a aquellxs a quienes se les ha roto la vida :(

      Eliminar
  3. El vídeo lo habíamos visto y en estos días estamos hablando mucho en casa,con los chicos de este tema.
    No podemos valorar la suerte de vivir donde lo hacemos,con la tranquilidad que eso supone.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece genial que habléis de esto con vuestrxs hijxs... ¡La educación es básica!

      Eliminar
  4. Cuando vimos el video hace unos días nos impresionó sobremanera, Marta... Debemos dar gracias continuamente y valorar lo que tenemos. Nos queda la impotencia de no poder hacer mucho por estos niños...

    Besos a montones y feliz martes.

    J&Y

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues creo que estamos todxs en las mismas: rabiando por la impotencia de no poder hacer nada :S

      Eliminar
  5. Qué comentar...

    Lo tenemos TODO (sí, así, en mayúsculas), y aún así, parece que nunca es suficiente: porque no se puede ir de vacaciones a no sé donde que dicen que es la leche, porque no se puede cambiar de vestuario cada temporada y el pantalón del año pasado no se lleva tanto porque vuelven las campanas, porque qué coñazo madrugar para ir a trabajar, porque qué horror, se ha fastidiado el frigo, si es que no puede ser...(y mira tú por donde, resulta que se puede pagar uno nuevo...), porque joder, qué caro es ir de pintxos (pero se va...), porque bla, bla, bla, bla...TODO...pero así de estúpidos somos.

    Y de vez en cuando, cuando vemos algo así, el grillo de la conciencia asoma...pero da igual, a la vuelta de la esquina, se nos olvida del todo, y nos acordamos de Santa Bárbara cuando truena; el resto del tiempo, a seguir habitamos nuestra burbuja de bienestar, sin pensar que, del mismo modo que nos tocó el premio, nos podía haber tocado la otra cara.

    Qué fortuna, vivir donde vivimos, tener lo que tenemos...y qué delito pedir más y no agradecer hasta el infinito la suerte que se nos ha dado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo. Sólo nos damos cuenta de lo pequeñas que son nuestras preocupaciones cuando la vida nos derriba de veras o en esos determinados instantes en los que realmente nos damos cuenta de lo que está pasando ahí al lado.

      Un besete, Silvia, como siempre, un placer leer tus reflexiones.

      Eliminar
  6. Nunca nis paramos a pensarlo pero es asi! Y hay que conformarse con lo que uno tiene,siempre se dice que se podria estar mejor pero también podriamos estar peor.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. El vídeo es tremendo. No lo había visto. Somos extremadamente afortunados y a veces nos cuesta tanto verlo... Un besote!!!

    ResponderEliminar
  8. Pues a más de uno se lo hacía yo tragar palabra por palabra. Es tremendo lo que se escucha estos días, como si la vida de unos valiera más que la de otros; Como si solo nuestros hijos tuvieran derecho a todo y más y los suyos a ni a llorar o quejarse...
    Recuerdas aquello de Hobbes? Pues somos peor que lobos. Muy cabraeada.
    Un besazo y gracias por seguir dando qué pesar al personal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se hace lo que puede, aunque no sé si servirá de algo...

      Eliminar
  9. No nos damos cuenta de lo q tenemos, empezando por un techo bajo el q vivir, con cama a en condiciones, un armario lleno de ropa para el frío, para el calor... un frigorífico y una despensa llenos de comida, luz para calefacción o aire frío, un baño con agua corriente, y además caliente...
    Y eso sólo mirando la propia casa.... Si además entramos en temas de acceso a educación o sanidad... en situaciones políticas, guerras..... Ufff
    Virgencita que me quede como estoy!!
    Hay que dar gracias por todo lo que tenemos, y no creer q lo q tenemos es merecidísimo... Nos tocó nacer en la cara buena del mundo...
    Un beso y gracias por recordarnos lo afortunados q somos!

    ResponderEliminar
  10. No voy a decir o escribir más de lo que te ha comentado Silvia, suscribo sus palabras una a una....Como siempre, entrada de 12!!!

    ResponderEliminar