Un loft a la francesa

Algunas veces, los extraordinarios resultados de los devenires de la historia hacen que ...


Algunas veces, los extraordinarios resultados de los devenires de la historia hacen que me resulte muy difícil seguir siendo una excéptica de pensamiento científico que no cree en el destino. Tal es el caso de este loft parisino, que un cúmulo de casualidades ha convertido en una delicia tan peculiar que resulta prácticamente imposible observarlo y leer su historia sin llegar a la conclusión de que su sino estaba previamente escrito. Juzgad vosotrxs mismxs.



Durante el siglo XIX París fue reinventado y reestructurado con el objetivo de convertir el centro histórico, de trazado medieval, en una ciudad moderna y monumental. Así, prácticamente todas las viviendas fueron reconstruidas bajo los rígidos cánones de Haussmann, el prefecto al mando, excepto las de una zona del barrio de Marais que se salvaron de la quema. Entre estas últimas se encuentra el edificio en el que se sitúa nuestro loft.


El paso del tiempo hizo mella en dichas construcciones, por lo que muchas de ellas estaban prácticamente abandonadas unos años más tarde.


No obstante, como se encontraban en un barrio bien comunicado de la ciudad, en los años 70 un gran número de propiedades de la zona fueron adquiridas o alquiladas por empresas que las convirtieron en oficinas.


La casa que nos ocupa corrió esa suerte. Por eso sus antiguos propietarios optaron por respetar algunas de sus peculiariades a la hora de adaptarlas a sus necesidades (como el suelo de madera en espiga, la carpintería exterior o las dos chimeneas), pero eliminaron los tabiques separatorios convirtiéndolo en un espacio de trabajo diáfano.


Más o menos por esa época, casi en la otra punta del mundo -Brooklyn-, venía al mundo Gabriel en el seno de una familia de anticuarios. Quizás por haber crecido rodeado de mobiliario clásico y obras de arte, Gabriel desarrolla una sensibilidad estética que le hace adorar las antigüedades y dedicarse al paisajismo y la historia de la arquitectura.


Siendo ya adulto, y tras haberse empapado de ese estilo loft tan característico de Nueva York, Gabriel y su pareja Oliver deciden trasladarse a París, donde buscan sin éxito una vivienda diáfana como las de su ciudad de origen para convertirla en su nuevo hogar.


Finalmente la pareja da con esta antigua oficina. Lo que pasó después ya os lo podéis imaginar, ¿verdad?


Azar, casualidad o destino. Sea como fuere, este apartamento sobrevivió al afán transformador de Napoleón III en el siglo XIX, para ser abandonado y luego transformado en una oficina diáfana en el siglo XX, que consiguió enamorar a un neoyorquino aficionado a las antigüedades y el arte, el cual ha sabido convertirlo en un loft contemporáneo absolutamente exquisito y adaptarlo al siglo XXI sin restarle ni una pizca de ese carisma que sólo puede adquirirse tras varios siglos de historia.

Fotografía: Joel Ekman | Fuente: The Village
¿Qué pensáis: casualidad o destino?

https://www.facebook.com/canelaynaranjahttps://plus.google.com/113959360953869424615https://twitter.com/canelaynaranjahttps://www.bloglovin.com/blogs/canela-y-naranja-12728367/http://www.pinterest.com/canelaynaranja/https://feedly.com/i/spotlight/www.canelaynaranja.es

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html
http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page.html

You Might Also Like

27 COMENTARIOS

  1. Más que una casa parece un museo. No se si podría vivir con tantas cosas por en medio, sobre todo cuando llega la hora de la limpieza jajaja, pero ver pisos así me encanta y se pueden coger muchas ideas. Es una delicia!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estoy ABSOLUTAMENTE segura de que tienen asistente de limpieza ;)

      Eliminar
  2. Ese aire destartalado me encanta, aunque confieso que sería incompatible para mi propia casa

    Besos

    WomanToSantiago

    ResponderEliminar
  3. El espacio en si me encanta, pero yo no podría vivir así.., imposible, me da mucha sensación de agobio.. Me quedo con el sofá y esa estantería llena de libros pegada al balcón, las puertas de cristal, las chimeneas, techos.., el baúl. Además, volvería a levantar algún tabique de los que han tirado para aislar el dormitorio.

    ResponderEliminar
  4. Tres chic! Lo adoramos! Pero con asistenta incluida! Merciii!
    Besos

    ResponderEliminar
  5. Una casa preciosa aunque como bien dicen, hay muchísimos trastos para mí. Confieso que soy de tener trastos si, pero todos escondidos en el armario!!. De todos modos para pasar una noche no me importaría aunque hay que reconocer que tienen unas piezas preciosas!

    ResponderEliminar
  6. Hola,

    Yo vivo en Paris (y mi teclado no tiene los acentos españoles jajaja), y aunque os parezca incredible (a mi al principio me lo parecia) este tipo de apartamento no es nada raro (bueno, la decoracion de éste es excepcionalmente bonita).

    Los pisos Haussmanianos con sus tipicas molduras y chimeneas son bastante frecuentes. En esa época, lo habitual era tener muchas estancias con su parquet "en punta de Hungria", chimeneas a go-go y molduras "por doquier" pero pero bastante pequeñas y claro con los años los nuevos propietarios (con mucha pasta, estos pisos estan en el hiper-centro de la ciudad!!) han tirado tabiques, pero a la gran mayoria le ha dado pena quitar ese parquet, o tirar esas chimeneas de marmol a la basura, o echar abajo esas molduras (y a quien no??). Resultado: pisos como el de tu articulo. De hecho estoy segura que mas de una chimenea la han movido, porque de todas formas estan casi todas condenadas hoy por hoy. Yo tengo una de esas chimeneas en casa de mis suegros desmontada esperandome a instalarla en mi piso nuevo (de los años 70, sin moldura ni parquet chachi jajaja, pero con calefaccion centralizada).

    Lo siento por enrollarme, espero que os haya resultado interesante!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto que nos ha parecido interesante, Lorena, me encanta aprender ;)

      Respecto a lo de los pisos del centro... Tengo la suerte de tener varios amigos viviendo en casas de ese estilo y, buah, qué pasada, ¿verdad?

      Oye, ¿y tu teclado tiene la eñe?

      Eliminar
    2. No, no tiene ñ, tengo que hacer "Alt Gr + 2 + n" pero para las tildes ni siquiera hay combinacion satanica posible (excepto para la é...)... -_-'

      Y esos pisos si que son una pasada, yo estuve viviendo en una casa asi un tiempo (de prestado jajaja) y cuando se vendio, las nuevas proprietarias demolieron todo TODO!! y pusieron el piso en plan super-moderno horrible (con chimeneas de esas de acero y cristal que se ven por los dos lados y baldosas (BALDOSASSSSS!!!) de tamaño gigante para todo el suelo y destruyeron una biblioteca completamente forrada en teka que habia en la casa, para plantar alli la cocina... buagh! qué burras.

      Eliminar
  7. La verdad es que mola mucho pero llego a dos conclusiones:

    1) Este hombre no tiene gatos, seguro.

    2) Lo de las pilas de libros queda muy chulo pero como necesites el que está abajo del todo la lías parda. Jajajaja.

    Besotes!!!

    ResponderEliminar
  8. Nosotras creemos mucho en eso de que "Dios los cría y ellos se juntan" y no solo aplicado a las personas... ¡Qué gustazo poder ver fotos generales de todo el espacio!

    Besos mil de las dos

    J&Y

    ResponderEliminar
  9. Es una casa .....como diria "muy vivida", llena de detalles admirables, todo lo contrario del minimalismo, tiene mucha pesonalidad y estilo propio.
    La habitación que han armado con una cómoda detras y espejo, entre librerías, es de lo más singular!!, sigue mostrando casas así, no me perderé ningún post...
    Bstos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que el minimalismo ya resulta aburrido, ¿verdad María?

      Eliminar
  10. ¡¡Unas fotos bellisimas!! Una casa cargada de vida e historia, un poco abigarrada para mi gusto, pero absolutamente ideal de ver.
    Besitos

    ResponderEliminar
  11. La verdad, es que tengo un conflicto interno con esa casa, por un lado me gusta, pero por otro me agobia y no me decido, aunque a lo de la asistenta me apunto. Chaooo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí me pasa algo parecido... Y me parece que está descompensada: hay espacios demasiado abarrotados y otros vacíos... Pero vaya, que podría acostumbrarme si me lo regalan.

      Eliminar
  12. Me recuerda muchísimo al apartamento parisino de Celine en "Antes del atardecer", bohemio y estratégicamente descuidado, me encanta!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay a mí también me encantó esa película...

      Eliminar
    2. Pues no se me había ocurrido, pero ahora que lo dices... De todas formas tienes que tener en cuenta que los pisos parisinos del centro tienen ciertas peculiaridades comunes.

      Eliminar
  13. Precioso, pero no apto para alérgicos al polvo (servidora)!! Me meto en su casa y les tiro la mitad de los trastos!!
    Por cierto si bien recuerdo de mis tiempos mozos el Haussmann se cargó medio París, en plan demuelo cien casitas más y me queda un bulevar superguay... pero oye y lo bien que le quedó??

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ea!

      Y lo de la alergia: eso se solucina fácilmente con un asistente de limpieza xD

      Eliminar
  14. Qué pasada, es una casa que hace soñar!

    Besotes,
    Marga

    ResponderEliminar