Enjoy chaos

Soy uno de esos bichos raros a los que les gusta el orden y la rutina. Me sienta bien tene...


Soy uno de esos bichos raros a los que les gusta el orden y la rutina. Me sienta bien tener un horario regular de sueño, de comidas, de trabajo...


Supongo que tengo cierta necesidad de estabilidad, de saber qué estaré haciendo dentro de un mes o qué ocurrirá esta tarde.

Fuente: JJ Locations

Pero, tal como dijo Lennon, la vida es lo que pasa mientras estás ocupado haciendo otros planes y precisamente ahora estoy viviendo una fase de cambios, en la que me resulta difícil planificar mi día a día. En cualquier caso, las épocas de transición, aunque den un poco de miedo, tienen muchos aspectos positivos pues siempre nos hacen retarnos a nosotros mismos y crecer.

En concreto, en este periodo estoy aprendiendo a dejarme llevar por la corriente, a no estresarme por no controlar la situación, a no frustrarme luchando contra la tormenta y ser capaz de sentarme a tomar un té con las personas que realmente me importan hasta que amaine, a disfrutar del aquí y ahora aunque no sepa qué ocurrirá mañana. En resumen, estoy aprendiendo a disfrutar del caos.

Y, de alguna manera, la vivienda que os muestro hoy representa la versión deco de mi situación actual.

Se trata de una vivienda imperfecta, desorganizada, repleta de elementos desparejados... Y encantadora. Sillas diferentes, una mezcla ecléctica de muebles de distintos estilos, una atmósfera bohemia y maximalista, color, recuerdos, caos y, al fin y al cabo, vida.

https://www.facebook.com/canelaynaranjahttps://plus.google.com/113959360953869424615https://twitter.com/canelaynaranjahttps://www.bloglovin.com/blogs/canela-y-naranja-12728367/http://www.pinterest.com/canelaynaranja/https://feedly.com/i/spotlight/www.canelaynaranja.eshttps://instagram.com/canelaynaranja/

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html
http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page.html

You Might Also Like

21 COMENTARIOS

  1. Me encanta la casa, pero no puedo con ese techo descascarillado, jaja!!
    Feliz día guapa

    ResponderEliminar
  2. Te voy a hacer,hay que disfrutar el caos....pero esa nevera y ese techo,no entran en mi caos,jajaja

    ResponderEliminar
  3. Una vivienda desordenada, con objetos a la vista es síntoma de que hay vida. Creo que la perfección no existe y en la decoración por desgracia entran más por los ojos las viviendas ordenadas. Viva el caos!

    ResponderEliminar
  4. Así es Marta... Yo me di de narices contra la peor parte del orden y el control. Y me vi obligada a aprender a relajarme y a fluir. Y aunque lo pasé mal y me costó, hoy te digo que es lo mejor que me ha pasado. Porque ahora las rutinas las disfruto de verdad y puedo crear una nueva en cualquier situación. Adaptarme. Y si no se puede pues no hay rutina. Que todo pasa por algo y el caos también llega para enseñarnos :) ¡Feliz día! P.D: Qué hermosa casa...

    ResponderEliminar
  5. Yo prefiero no planear porque si luego las cosas no salen como uno quisiera te llevas un chasco. Hay que vivir y disfrutar no estar estresada...aunque tampoco hay que pasarse y dejar de ordenar o llegar puntuales a una cita o ir al trabajo y llevar cierto orden en él...me explico ,no?jejeje
    Vaya casa! Y yo que pensaba que la mia era un caos....pero tiene su puntillo ....el sitio tiene potencial...quitando algunas cosillas y arreglando ese techo. Y tú a relajarte que con tanto cambio y trabajos a la vez....besos

    ResponderEliminar
  6. Hasta cierto desorden tiene su encanto, pero para una maniatica como yo hay cosas que me provocan urticaria como el techo descascarillado...jajaja.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Me parece a mí que la casa en cuestión tiene mucho de caos y desorden muy estudiado, no sé si hay algo dejado al azar. Caos y desorden es cuando entras en una casa y encuentras: zapatos en la entrada tirados de cualquier manera, platos en el fregadero, un montón de ropa seca recogida encima del sofá, la ropa usada encima de la cama, juguetes en la mitad del pasillo, una bolsa de compra sin retirar encima de la mesa de la cocina, etc, etc...vamos, que más parecen los restos de un naufragio más que una casa. Y esta casa no me transmite esa sensación ni de lejos, aunque no le veo el punto, la verdad :-)

    Y qué razón tienes con lo del orden y la rutina Marta!!! Yo soy un animalito de costumbres, en mi rutina diaria me muevo como pez en el agua y el desorden (en cualquier faceta de la vida) lo llevo mal. Será porque me gusta tenerlo todo controlado...cosa imposible por otra parte, peeeeero...con los años voy aprendiendo a cimbrear un poco la cintura y no planear tanto, pero mi trabajo me cuesta :-)

    ResponderEliminar
  8. Mi casa!!! jajajajajaja
    Soy desordenadamente ordenada..o algo así jajajaja.
    XOXO

    ResponderEliminar
  9. Yo soy como tú en ese sentido. Me gusta tenerlo todo perfectamente organizado y planificado pero no siempre se puede y hay que saber adaptarse. Esta casa me agobia un poco. No me gustan tampoco las casas minimalistas porque las veo poco vividas pero creo que esto ya es pasarse de caótico. Jajaja. Un besote y mucho ánimo!!!

    ResponderEliminar
  10. Bueno, la vida al final es cambio, evolución, así que yo no me conformo con seguir una vida tranquila, ordenada sin improvisación. Me encanta la casa que muestras pero estoy con Mónica en que ese techo necesita un repasito, ya!!!!
    Muchos besos.

    ResponderEliminar
  11. Sinceramente la casa me parece real (solo me vuelve loca el techo todo descascarado) me da la impresión que la casa está habitada y vivida. Algunas fotos que vemos en la red son tan tan perfectas que es hasta difícil pensar que son reales. Esta se parece más a mi vida, es imperfecta y por eso se convierte en perfecta! Espero encuentres tu balance, por que después de todo, de eso se trata...

    ResponderEliminar
  12. Marta, sé de qué hablas! Yo antes necesitaba tenerlo todo planificado, estudiaba y me apuntaba un horario con qué debía hacer cada hora durante toda la tarde, estaba muy nerviosa cuando no podía cumplir todo lo que había en mis listas interminables, y quedaba con amigos y sólo pensaba que tenía que hacer después. Cuesta un poco cambiar, pero ya verás que merece a pena. Ahora soy otra persona! :-) Un abrazo y feliz fin de semana (casi llega)

    ResponderEliminar
  13. Es un caos estudiadísimo.
    Lo único que no me convence es los desconchones de la pintura del techo.

    ResponderEliminar
  14. ayyyy, las piezas que tienen me gustan y está claro que sentido estético tienen, pero tantas cosas, diseminadas... no puedo con ello, y éso que preciamente yo no soy un ejemplo de orden!!!
    jajajaja
    Bien por los cambios si nos hacen sentir mejos verdad??
    Mil besos

    ResponderEliminar
  15. Mmmm... es difícil decir si me gusta o no... el caso es que tiene mucho encanto, y ese toque tan ecléctico me gusta muchísimo, pero...no se! igual y pintaría el suelo y/o quitaría tanta alfombra, para que al menos haya un elemento liso y sin "pegotes" por decirlo así , por no decir el techo! mejor si queda lisito!
    Y si alguna vez te propones ser mamá, aprenderás a vivir en este ambiente "caótico" que a veces no se puede remediar, mejor disfrutarlo y vivir el momento a tenerlo todo bajo control.
    Besos!

    ResponderEliminar
  16. A mi me gusta mucho más el eclecticismo que el minimalismo más puro, me parece especialmente para casas, que es más agradable, que tiene más vida. Tampoco vivir bajo montañas de cosas,...digamos el "desorden ordenado" :)

    ResponderEliminar
  17. Me ha venido al pelo este post...estoy con parecidas sensaciones, a mi, que me gusta tener todo controlado y organizado, pero la vida te lleva...eso si, la casa , no se, cosas sueltas puede, el conjunto me estresa...y creo que es un desorden bastante pensado, vaya!

    ResponderEliminar
  18. Masimalista total...pero tiene su propio encanto!! Besotes

    ResponderEliminar
  19. Masimalista total...pero tiene su propio encanto!! Besotes

    ResponderEliminar
  20. Lo bueno de no saber qué va a pasar ¡es que puede pasar cualquier cosa! A mi me encanta... Y ese tipo de vivienda ¡me reconforta! Me dan una sensación de libertad y tranquilidad tremenda, qué cosas! Las nórdicas, aunque bonitas, es como si no me pudiera despatarrar en ningún sitio! jajajja Las encuentro encorsetadas y estas son ¡como quemar el sujetador! ¡Disfruta tu caos!

    ResponderEliminar
  21. Pues cuando ya hayas aprendido a dejarte llevar vienes y me cuentas cómo se hace, jajajaja... La casa me ENCANTA, me fliparía tener unos amigos con una casa así para poder ir a cenar y tomar copas :D pero yo soy demasiado ordenada para poder vivir ahí. Una pena porque me parece preciosa

    ResponderEliminar