Cuando al roquero le sale tripa

Me provoca muchísima ternura ver a un roquero puretilla dándolo todo encima del escenario...


Me provoca muchísima ternura ver a un roquero puretilla dándolo todo encima del escenario cuando le ha salido ya tripa (o tiene una melena de cuatro pelos blancos y achicharrados). Me provoca ternura porque me imagino que tiene que ser complicado resultar sexy y molón, con unos pantalones de cuero ceñidos y un chaleco sin mangas, cuando tienes edad de ser abuelo.


El mundo de la música pop es muy sexista, pues a menudo se juega con la imagen de las chicas que quieren hacerse un nombre en él, explotando sus cuerpos y convirtiéndolas en meros objetos, más valorados por su apariencia que por su talento artístico.


Pero a los roqueros también se les exige en cierto sentido una imagen sexy, moderna y un pelín canalla.


Y conservarla cuando llevas 30 años tocando debe de ser cuanto menos difícil.


Cierto es que algunos lo llevan mejor que otros... Lenny Kravitz, por ejemplo, ronda los 50 y sigue estando para mojar pan. Mejor que antes, incluso, porque ha sabido pulir esa imagen de roquero de mala vida consiguiendo un estilo mucho más sexy todavía.


Sin embargo, estoy prácticamente segura de que si Jim Morrison -del que estaba enamoradita perdida con 15 años- siguiera vivo, ahora mismo estaría monstruoso (más o menos como Elvis Presley en sus últimos días).


No penséis mal: no tengo nada en contra de los maduritos, creo que un hombre de cierta edad puede resultar muy atractivo (Paul Newman, por ejemplo, seguía siendo un pibón con 80 tacos).


Pero cuando estás estancado en esa estética de jovenzuelo alocado asociada con el mundo del rock, resulta más complicado.


A no ser que seas capaz de reinterpretar tu estilo, como el chulazo de Lenny...

Fuente: Annabell Kutucu | Diseño y estilismo: Annabell Kutucu & Michael Schickinger | Fotografía: Steve Herud

Este piso, sin ir más lejos, simboliza perfectamente esa imagen de roquero depurado: resulta sexy, chic, cosmopolita, dinámico..., pero también estiloso. Me encanta cómo se ha utilizado el contraste de color entre el negro, el gris y la madera, la simplicidad de su decoración, donde menos es más, y el toque divertido de las paredes pintadas.

Esto sí que es saber madurar con estilo, ¿no os parece?

PD: Hablando de rock, esta semana se celebra en Cádiz el festival NoSinMúsica, en el que la música conquista las calles y plazas de la ciudad con muchísimos conciertos gratuitos. Si os animáis a venir, probablemente estaré dentro del festival, en la Food Truck de hamburguesas exóticas del Carbón, ¡y me encantaría que os pasarais a saludarme!

https://www.facebook.com/canelaynaranjahttps://plus.google.com/113959360953869424615https://twitter.com/canelaynaranjahttps://www.bloglovin.com/blogs/canela-y-naranja-12728367/http://www.pinterest.com/canelaynaranja/https://feedly.com/i/spotlight/www.canelaynaranja.eshttps://instagram.com/canelaynaranja/

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html
http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page.html

You Might Also Like

3 COMENTARIOS

  1. ¡Vaya apartamento! Estilazo rockero (pero de rockero de bien), jajajaja.

    ResponderEliminar
  2. Sobre el pisito, toda la razón, una mezcla brutal que funciona. Sobre el rockero y su tripa, yo opino que lo que hay es mucho postureo. Los rockeros de verdad de la buena no necesitan cuero, ni pelo largo, ni gafas de sol, ni estar buenos. Ahí tienes a Fito, pequeño, feo y sin pelo, pero vuelve loca a las tías porque es un tío que siente el rock de verdad.

    ResponderEliminar
  3. Esa combinación de colores me chifla Marta, igual que la decoración con instrumentos musicales...
    Bss

    ResponderEliminar