Cómo preparar tu casa para alquilarla

Ya te he comentado en alguna ocasión que cuando voy de viaje me encanta observar cómo vive...


Ya te he comentado en alguna ocasión que cuando voy de viaje me encanta observar cómo viven los lugareños, así que siempre que puedo cotilleo en sus viviendas (aunque sea por la ventana). Quizás por eso me aficioné a las webs de alquileres temporales:  porque me permiten vivir durante unos días como ellos y, de este modo, comprobar de primera mano cómo son sus interiores.

He alquilado ya unas cuantas casas a través de estas, encontrando un poco de todo: pisitos maravillosos y cuidados, propietarios encantadores, casas sucias y con invasiones de cucarachas... Por eso cuando comencé mi primer proyecto de home staging para una casa de alquiler tenía una idea bastante clara de lo que quiere encontrar el viajero que alquila una vivienda.

Por otra parte, este proyecto me ha hecho reflexionar sobre las dificultades que surgen cuando alquilas una vivienda con la que tienes un vínculo emocional, pues en ese caso te cuesta observarla con perspectiva y plantearte qué va a necesitar o cómo la va a percibir un arrendatario.  Por eso hoy he decidido escribir algunas recomendaciones para preparar tu casa para alquilarla:

- Trátala como un negocio, no como un trastero o un espacio que hay que rellenar con lo que sea: si un mueble ya no es bueno para tu propia casa porque está desfasado o deteriorado, a un extraño le gustará aún menos. Esto sirve también para las cortinas, los colchones, etc. Si no cuidas la imagen y las comodidades de tu vivienda de alquiler, ganarás menos con ella porque te pagarán menos y no querrán volver, así que es una inversión que vale la pena.

- Sé que es difícil, pero intenta revisarla como si fueras un extraño y elimina todo lo que sea demasiado personal: fotos familiares, recuerdos, etc.

- La ropa de cama y las toallas tienen que ser obligatoriamente blancas. Y nuevas. Esto es innegociable, porque cuando vas a una casa extraña tienes que sentir que los textiles están inmaculados, de lo contrario, no te sientes cómodo.


- En la cocina también es básico cuidar los complementos. Nada de poner 4 vasos viejos de Nocilla y unos cubiertos pringosos y desparejados. No hace falta que compres una vajilla de porcelana, pero sí un juego medio decente, aunque sea muy básico.

- Limpia a fondo. No basta con una limpieza habitual rutinaria que harías en tu casa, porque la suciedad de los demás se ve (y molesta más) que la propia.

- Cuidado con los olores. Lo único que apetece oler cuando vas a usar el retrete de una casa que no es la tuya es a lejía. Evita los inciensos y ambientadores intensos, porque pueden resultar desagradables. Como mucho usa un ambientador suave con aroma a ropa limpia o rocía un poco de colonia fresca sobre los textiles, como las cortinas, las colchas o los cojines (yo lo hago en verano con un poco de Heno de Pravia y resulta muy agradable y refrescante).

- Menos es más. Ojo, que lo dice una maximalista con dos secadores gigantes en medio del salón. Pero cuando voy de viaje no necesito tener encima de la cómoda 3 jarrones y varias figuritas: prefiero espacio para poner la mochila, la cámara, la botella de agua, los pasaportes... En fin, que no abarrotes los espacios, resultarán más agradables y funcionales.

- Y si tienes objetos decorativos, no los desperdigues sin sentido: reúnelos en grupos, pues el resultado es más estético. Por ejemplo, en la foto del "antes" del baño que te enseñé el otro día puedes apreciar unos botes colocados encima del tabique de la ducha muy separados entre sí. En la del "después" puedes ver los mismos botes juntos en la estantería. ¿A que quedan mejor? Pues eso.


- No obstante, puestos a decorar, en una residencia de este tipo prefiero mil veces hacerlo con plantas que con "coge-polvos" (te imaginas a qué me refiero, ¿verdad?). Las plantas aportan ese punto hogareño pero refrescante que te hace sentir bien y purifican el ambiente. Opta por aquellas que necesiten pocos cuidados, como cactus o suculentas, porque siempre están en buen estado aunque no las riegues en varios días.

- Ponte en la piel de los niños. Quizás tu casa sea apta para ti, pero es bastante probable que la alquiles a familias con peques. Plantéate si hay algún elemento que pueda resultar peligroso para ellos: una piscina sin valla, un enchufe sin protector, una pieza de cerámica a su alcance... Y si puedes poner algún detalle infantil en la vivienda, como una zona de juegos o un columpio, las familias que busquen residencia probablemente eligirán tu casa en lugar de la de tu vecino.

- Juega con el romanticismo, es una apuesta segura. Pon unas velas junto a la bañera, un dosel en la cama, luces indirectas en el dormitorio...

- Planea bien la iluminación utilizando luces de distinto tipo en función de para qué van a servir. Por ejemplo, si vas a poner unos apliques junto a la tele, ten en cuenta que deben tener poca potencia para que no deslumbren. Una iluminación equivocada puede estropear  incluso el ambiente más cuidado del mundo y siempre es mejor poner varios puntos de luz tenue que una única lámpara con demasiada potencia, especialmente en una residencia vacacional donde lo que se desea es estar relajado.

- Cuida las fotos, son básicas, pues hoy en día casi todos los arrendatarios llegarán a tu casa a través de su anuncio, pero si lo que ven no les atrae, ni siquiera se preocuparán por llamar para verla en directo. Sé que no es fácil hacer un buen reportaje si no tienes experiencia, pero hay algunos trucos que pueden ayudarte a hacer unas fotos más atractivas:

a) En primer lugar, hazlas con una cámara de fotos, no con el móvil, pues tendrán mejor calidad.
b) Fíjate en la luz natural y haz el reportaje cuando la casa resulte más luminosa (échale un vistazo a las fotos del baño de antes, verás lo importancia que tiene la luz).
c) Prepara los espacios antes de ponerte a hacer fotos a diestro y siniestro: intenta que todo esté limpio, brillante y recogido, y pon algún detalle que le dé encanto como una taza de té y un libro sobre la mesa del salón o un ramillete en la mesita de noche.
d) Capta lo mejor de la vivienda y disimula sus puntos flacos (pero sin engañar, ¿eh?, que eso es pan para hoy y hambre para mañana): por ejemplo, si la cocina no es bonita pero tiene un office medio decente, centra la imagen en esa zona... Es más, algunas veces ni siquiera es necesario mostrar todo el espacio en la fotografía, simplemente captar una zona para transmitir ciertas sensaciones, de manera que tu imagen diga: "si te quedas aquí, disfrutarás de la calma y el silencio".

Fotografía: Marta de Beauvoir para Canela y Naranja | Todos los derechos reservados (+ INFO)

- Prepara un manual de uso con todas las indicaciones que pueden necesitar los inquilinos: cómo funciona el calentador, dónde están los fusibles, qué medidas deben tomar para evitar visitas desagradables de moscas o mosquitos, dónde se tira la basura... Y si a esto le añades algunas recomendaciones para que se ubiquen en el barrio, como restaurantes recomendables o dónde está el súper más cercano, mejor.

- Mima a tus huéspedes: en esta vivienda pusimos un maletín en el dormitorio que llamamos "kit de emergencia para invitados olvidadizos", con pastillitas de jabón, un par de pañales, unos mapas de la ciudad, un cepillo de dientes, una cuchilla de afeitar, un peine... Y ya si los recibes con una bebida fría y un ramo de flores sobre la mesa, te los habrás ganado. No cuesta nada, y tus inquilinos se sentirán bien acogidos y mimarán tu casa tanto como tú los mimaste a ellos (aparte de que probablemente te pondrán una buena valoración en la web de alquiler con la que contactaron contigo, y eso en algunas páginas de alquiler es súper relevante).

¿Tienes alguna experiencia (positiva o negativa) con alquileres temporales? ¡Me encantaría saber más!

PD: ¡Recuerda que todavía puedes apuntarte al sorteo de las mini vacaciones patrocinadas por Hundredrooms para seguidores del blog! -> CLICK.


http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html
http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page.html

You Might Also Like

7 COMENTARIOS

  1. Me encantan tus recomendaciones. Nunca he alquilado una vivienda, así para unos días, pero ahora que mis hijos se van haciendo mayores, cada vez me llama más la atención y creo que me pueda resultar mejor alquilar que los hoteles.

    Besos.

    ResponderEliminar
  2. Qué buenos consejos Marta, yo si he puesto en alquiler una vivienda y una limpieza profunda junto con unas buenas fotos, ya tienes la mitad del trabajo hecho ;)
    Bsts guapa y feliz semana

    ResponderEliminar
  3. Unos consejos muy certeros, Marta. Coincido plenamente en lo de la limpieza y sábanas siempre blancas.
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Yo nunca he sido "casera" pero si arrendataría y si es de tipo vacacional, los pequeños detalles importan mucho y marcan la diferencia. Un detalle de bienvenida como un bizcocho o unas galletas o unas pinturillas con un cuaderno de colores para los pekes...algo típico del lugar...hace mucha ilusión al que los recibe y te hace empezar con buen pie!!!

    ResponderEliminar
  5. Wow Marta, menuda lista. Tienes razón en todo. Más ahora que la gente comienza a decantarse por hospedarse en viviendas más que en hoteles o apartamentos.

    Me encantaron los consejos sobre el kit de emergencia y el manual de uso. Geniales.

    Te mando un abrazo.

    ResponderEliminar
  6. Si alguna vez alquilo un piso espero que hayan leido tus consejos. Me parecen muy importantes y muy detallistas....sobretodo el kit para los olvidadizos...jeje.
    También hay que esperar que los inquilinos se porten bien ...porque hay cada uno suelto por ahi.... Los que rompen algo y no te lo dicen (por lo menos que lo digan,no pasa nada puede pasar), los que roban ,los que super ensucian....etc... Yo arreglo y pongo al día algunos y vaya tela..... Que respeten el sitio,que lo traten como si fuera su casa ,no?
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Cada detalle cuenta, y las ideas que nos acercas son fabulosas, me ha gustado el cabecero de madera y el perchero tan decorativo, aportan calidez y mucho estilo
    Bss

    ResponderEliminar