Un refugio en la Patagonia

A mi churri le encanta bromear diciéndole a todo el mundo que estoy divorciada. No, no es ve...


A mi churri le encanta bromear diciéndole a todo el mundo que estoy divorciada. No, no es verdad, pero sí que tiene cierta base real.


Cuando vivía con mi ex tuvieron que realizarle una operación relativamente grave. Al no estar casados, en mi trabajo no podían darme la licencia correspondiente para permanecer con él en el hospital, así que pasé unos días muy complicados. Por eso decidimos hacer algo al respecto: para que eso no nos volviera a ocurrir si se daba el caso.


Como ninguno tenía el menor interés por casarse, decidimos inscribirnos en el registro de parejas de hecho pues, al menos en Andalucía, esto conlleva prácticamente los mismos derechos que el matrimonio pero se gestiona en 15 minutos y, para anularlo, se tardan otros 15.


Cuando digo que se tienen los mismos derechos quiero decir, por ejemplo, que también te corresponde una licencia de 15 días "de luna de miel".


Y como mi sueño desde pequeña era recorrer Argentina, decidimos que era el momento ideal. Pedimos una excedencia, sumamos los días de licencia por inscripción en el registro con los que nos quedaban de vacaciones, sacamos de los ahorros lo que calculamos que nos habríamos gastado en una boda, y nos pegamos un PEDAZO DE VIAJE ALUCINANTE por Argentina, visitándola de norte a sur, además de una expedición en barco por el Amazonas.


Después de 13 vuelos internos y casi dos meses de viaje, aquella atracción que siempre había sentido por el país se convirtió en verdadera pasión. Es el lugar más fascinante que he visitado en mi vida, repleto de contrastes, con unos paisajes de ensueño, una gastronomía absolutamente cautivadora e historia y cultura por doquier.


No sabría decir cuál de sus zonas, tan diversas, me pareció más hermosa, pero sí tengo claro con cuál conecté más: la Patagonia. La rudeza del entorno, con esa naturaleza dura, casi desértica, y ese aire tan puro me hicieron de alguna manera sentirme en casa y, al mismo tiempo, libre.


Si alguna vez me tocara la lotería me gustaría vivir en un barco para recorrerme en él el mundo sin ninguna atadura, pero sé que mi refugio en tierra estaría aquí.

Fuente:  Milk Decoration | Fotografía: Nathalie Krag/ Taverne Agency

Supongo que un sentimiento similiar es el que debió empujar a Victor Esposito, un francés afincado en Ibiza, a transformar esta vivienda que os muestro en su refugio de vacaciones.

Se trata de una antigua granja situada en la provincia de Chubut que, previamente, había servido de escuela y en la que Victor intentó conservar los elementos propios y respetar su arquitectura.

En cuanto a su decoración, optó por una estética sobria y rústica que encaja perfectamente con esa naturaleza salvaje y árida de su entorno semidesértico. El mobiliario está compuesto por un conjunto de piezas únicas de mercadillo que el propietario adquirió en Buenos Aires, combinadas con textiles artesanales propios de la zona.

Querido Victor.... ¡Me muero de la envidia! ¿Me prestas tu refugio cuando no estés usándolo?

¿Y a ti, dónde te gustaría vivir si fueras asquerosamente rico?


http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html
http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page.html

You Might Also Like

10 COMENTARIOS

  1. En Florencia, sin duda.
    Aunque entre Vejer y Sevilla tampoco vivo mal ;))
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oye, pues Florencia podría ser perfectamente mi segunda opción, ¿eh? Me parece mi ciudad idóndea: una arquitectura urbana agradable, arte por todos lados, un ritmo de vida pausado y una comida deliciosa. ¡Me encanta!

      Eliminar
  2. Yo, aquí http://casitasdiminutas.casatour.org/2016/07/19/preciosa-casa-diminuta-a-orillas-del-mar/?src=share_fb_new_53926&t=fbsubes_casitasdiminutastour

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Desde luego tanto la casita como el paisaje son fascinantes, pero creo que me echaría para atrás el clima. Una, que es del sur y no lo puede evitar xD

      Eliminar
  3. Qué maravilla! me ha encantado cómo has enlazado tu historia con las imágenes de la casa.
    Si estuviese putrefacta de pasta, creo que viviría en un sitio con playa y montaña, cálido pero no caluroso.
    Feliz lunes!

    ResponderEliminar
  4. yo viviria un ratito en cada sitio!!!! Pero claro, siempre volveria por mis seres queridos...a empacharme de amor y seguir viaje por el mundo!!!!!
    Me alegro que te haya gustado tanto esta maravilla de pais!!!! Yo lo amo con locura y no me canso de recorrerlo!!! Hace unos dias estuve por segunda vez en mi vida en San Juan y no podia dejar de asombrarme con cada imagen!!!!
    (Si te interesa, hace un tiempo en mi blog escribi varias entradas sobre distintos puntos del pais, estan en la etiqueta "En el camino"....Espero te guste!!)
    Besossssss

    ResponderEliminar
  5. Argentina es uno de mis viajes pendientes, aunque me abruma tanto vuelo interno se que merece la pena. Este refugio en la Patagonia es espectacular!

    ResponderEliminar
  6. Mi chico es como tu quiere un barco y dar la vuelta por el mundo,si le toca la lotería... pero no sé si yo podría....
    Creo que yo me quedaría en California ,por San Diego.... aunque supongo que también me conformaría con ese refugio , pero Argentina no lo conozco.
    Besos

    ResponderEliminar
  7. Qué bien os lo montasteis!! una de las mejores ideas que he oído últimamente. Si tuviese demasiado dinero estaría viajando constantemente, eso sí, una casa en mi tierra para pasar una temporada en verano la tendría!

    ResponderEliminar
  8. Nosotrxs tenemos varios sitios favoritos dónde nos gustaría vivir. Ciudad o campo, lo cierto es que este post nos ha fascinado. Unas fotos espectaculares y el detalle de la chimenea, en estos días fríos, le da ese toque cálido y humano tan especial. Felicidades por otro gran artículo :)

    ResponderEliminar