Durmiendo con mi enemigo

(o sobre los ritmos circ adi anos en l a p arej a) Cuando estaba soltera y me encontraba con algún chati ap arentemente intere...



(o sobre los ritmos circadianos en la pareja)

Cuando estaba soltera y me encontraba con algún chati aparentemente interesante, el primer dato que intentaba sonsacarle era el tipo de música que le gustaba. Si descubría que le encantaba el reggaeton, Andy y Lucas o alguna mierda de ese calibre, me iba disimuladamente a por tabaco. Si respondía rock, indie o jazz, pensaba "ok, hablemos".

Y es que siempre he defendido que los gustos musicales son la clave de la compatibilidad en la pareja, por encima de la ideología política o las creencias religiosas. En serio, puedo respetar que votes a un partido diferente al mío o que adores al dios Momo de la Monta, pero si no te gusta escuchar a Billie Holiday los domingos por la mañana o a Pink Floyd los viernes por la noche, jamás podremos tener una convivencia feliz.

Pues bien, después de más de 7 años viviendo con mi Principito puedo afirmar con seguridad que estaba equivocada. El secreto de la felicidad en la pareja es que sus ritmos circadianos sean compatibles.

Me explico.

No hay mayor desgracia para una leona que enamorarse de un hombre-lobo (aunque le guste Pink Floyd)

Yo soy una leona. Me despierto temprano y con muchísima energía. Mis horas más productivas son las primeras de cada día y, de hecho, cuando estaba estudiando solía ponerme el despertador súper temprano para repasar mientras la ciudad aún dormía. Me cunde mucho más una hora de trabajo por la mañana que toda una tarde. Para que te hagas una idea, mis alumnos me han preguntado más de una vez con sorna "Marta, hija, ¿tú qué desayunas?" porque suelo entrar en clase "tocando las palmas y taconeando" aunque sea primera hora. Eso sí: toda esa fuerza vital que tengo en las primeras horas se va desvaneciendo a medida que pasa el tiempo y a última hora de la tarde soy un rastrojo. En serio, podría dormirme fácilmente a las 21:00.

Mi chico es un hombre-lobo. No consigue hilar una oración completa con coherencia antes de las 10 y cuando tiene que madrugar se transforma en un zombie tristón. No obstante, a medida que pasa el día su nivel de energía va aumentando y por la tarde-noche, cuando yo estoy en fase terminal, es capaz de comerse el mundo. 

En resumen, lo nuestro es una versión de barrio de "Lady halcón", ya sabes, aquella peli ochentera en la que una pareja es hechizada de manera que él se convierte en un lobo por las noches y ella en un halcón durante el día (¿o era al contrario?), por lo que solo coinciden durante unos breves segundos al amanecer y al atardecer.


Cuando empezamos a vivir juntos intentamos hacer coincidir nuestros ritmos circadianos y al final ambos estábamos todo el día agotados. Error: los ritmos circadianos no se pueden cambiar, por mucho que te esfuerces. Es más, por lo visto los adquirimos incluso antes de nacer, pues cuando estamos en la tripita de mamá "aprendemos" sus horarios y los reproducimos inconscientemente cuando somos personitas. O sea, que es bastante probable que Naranjito sea también un leoncillo juguetón al que  le guste dar guerra desde las 07:00 (lo siento, Principito, vas a ser minoría en casa).

Los ritmos circadianos no se pueden cambiar, pero puedes aprender a aceptarlos y sacarles partido 

A lo largo de estos años de conviviencia, mi churri y yo hemos dejado de luchar contra la naturaleza, hemos ido aceptando nuestros respectivos horarios e incluso hemos conseguido sacarle partido a nuestras diferencias de biorritmos. Por ejemplo, por la mañana normalmente me encargo de incordiar al Principito hasta que logro sacarlo de la cama, le preparo el desayuno y le doy charla para que no dé un cabezazo en la mesa mientras se toma el café. Y, por la noche, él baja la basura, hace la cena y me tira de la oreja para que me lave los dientes y me meta en la cama cuando pierdo la consciencia al sentarme en el sofá para intentar -siempre sin éxito, evidentemente- ver una peli en horario no infantil. El conflicto sigue ahí cuando ambos tenemos el día libre, pero en general, tener ritmos vitales opuestos nos facilita bastante el día a a.

El problema reside en que ahora, con esto de la preñez y sus "daños colaterales", me despierto unas siete veces cada noche para hacer pis (literalmente), así que por la mañana estoy totalmente hecha mierder. Y paso de despertar al churri, hacerle el desayuno o ayudarle en su complicada fase de metamorfosis de zombie a Principito, lo cual conlleva consecuencias trágicas para nuestra relación porque, aunque se  pone el despertador 3 veces (¡¡¡!!!), no consigue levantarse hasta que le tiro un zapato, yo ya me he espabilado sin remedio y lo odio a muerte.

En serio, esto es un suplicio. Ayer llegué a tal punto de desesperación que acabé dándole un ultimátum: "o te vas tú a domir al otro dormitorio o me voy yo o dejo de quererte".

Se fue él pero no, no sirvió de nada. Es más, fue incluso peor porque el despertador sonando ininterrumpidamente sin que nadie lo apagase se escuchaba igualmente a través del tabique y tuve que levantarme para tirarle el zapato en lugar de hacerlo cómodamente desde la cama.

En resumen, si estás en fase de cortejo recuerda este consejo de la señora Canela: si vuestros ritmos circadianos son incompatibles, mejor huye antes de que sea demasiado tarde, estés enamorada hasta las trancas y condenanda a vivir con sueño y ojeras durante el resto de tu mísera existencia.

Fuentes de la imágenes: Televisa  / Sensacine

http://www.canelaynaranja.es/p/blog-page.htmlhttp://www.canelaynaranja.es/p/blog-page_14.html


Entradas relacionadas que pueden interesarte:

11 COMENTARIOS

  1. jajajajaja, ayssss ya se que a ti no te hará ni p*** gracia, pero no puedo parar de reírme jajajaja.
    Venga animo, que todo evoluciona ;) Besinosssssss

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A ver... De momento tengo más ojeras que en toda mi vida :(

      Eliminar
  2. Jejejejeje! Mi caso es al revés, yo soy la que no soporta levantarse pronto y mi chico se levanta cuando suena el despertador cual Drácula en su ataúd, vamos como si tuviera un resorte...
    Ahora que no puedo darte la razón en lo de que el Naranjito vaya a salir a su madre..., te lo digo porque mi niña es igual que su padre...ya nos contarás..
    Bsos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Jajajajajajajajajajaja! Me parto con lo de Drácula, yo soy igual xDDD

      Joper, no me digas eso, que no quiero verme toda la vida despertándolos a zapatazos :(

      Eliminar
  3. Qué gracia! No hace mucho leí un artículo sobre los cronótipos super interesante que me hizo comprender muchas cosas sobre mi misma y en cierto modo estar en paz. Jamás he podido con los madrugones, y para mi madrugar es levantarse antes de las 12:00 jajaja!.. así que para cuando he estado en turnos de mañana currando no era persona, para las cuatro que llegaba a casa ya estaba muerta, sin ganas de nada, con necesidad de dormir, y así desaprovechas los días. Tres veces el despertador? Si me tengo que levantar a las 8:00 para preparame para entrar a currar a las 10:00 me pongo el despertador a las 6:00 y lo voy apagando hasta que llega a las 8:00 y cada vez que lo apago vuelvo a dormirme, es tremendo lo mío!
    En cambio si me levanto a partir de las 11:00 aguanto todo el día con energía y soy capaz de no irme a la cama hasta las tres o cuatro de la mañana. Yo he descubierto que soy de noche también, cuando mas despierta estoy es a partir de las 18:00, es cuando me dan brotes de creatividad, cuando mas me apetece hacer cosa y cuando incluso las tareas de la casa las hago con ganas.. y a medida que avanza el día voy a mejor..
    Me he pasado la vida oyendo eso de eres una marmota,o como puedes ser tan vaga y levantarte tan tarde! pero para mal... y en cierto modo siempre me he sentido un poco "culpable" y resulta que ahora comprendo que me viene de fábrica!

    Madrugar va contra natura! debería estar prohibido! ;p

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Puff, pues menos mal que nunca hemos tenido que compartir piso porque sería una locura, somos totalmente opuestas. Yo funciono con horario solar xD

      ¿Y ahora trabajas de tarde, entonces?

      Eliminar
    2. No, ahora no trabajo... llevo desde enero de vacaciones forzadas.., en los últimos cinco años he estado a turnos, semana de mañana, semana de tarde, pero también he estado dos años seguidos de tarde de lunes a sábado y también es matador. Trabajar también debería estar prohibido jajajaja (aunque ahora me muera por hacerlo!) ;)

      Eliminar
    3. Oh, vaya, lo siento. Espero que te llamen pronto, tesoro, aunque sí, trabajar cansa xD.

      Un besete.

      Eliminar
    4. Gracias Guapi! Seguro que sale algo... eventually :p

      Eliminar
  4. jajajajajajjajajaja!! Ay pobre... pero lo cuentas con tanto salero...! Yo soy de las de no despertar por las mañanas y a las tantas, parezco un lemur... ¡mi churri sin embargo cae redondo en el sofá! Eso sí, he descubierto que la mejor forma de tener sueño por la noche es madrugar ¡pero aún así es difícil Animo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, depende de tu ritmo vital... Hay gente que, por mucho que madrugue, es incapaz de dormirse temprano.

      ¡Un besete!

      Eliminar

Flickr Images